Smiley face
 

De nuevo a solas con Nirvana

Esta experiencia no empieza cuando me senté a ver el documental, esta experiencia comienza por allá en el 93, cuando mi forma de ver la vida, en plena adolescencia, era completamente a fin con los sonidos y letras de esa banda que cambió para siempre mi forma de sentir la música. Llegaba del colegio en la tarde y nada me hacía sentir más feliz, y miserable y melancólica a la vez, que quitarme los zapatos, encerrarme en mi alcoba y tumbarme en mi cama a escuchar a todo volumen esa voz oscura como un lamento de Kurt Cobain

My girl, my girl, don't lie to me
Tell me where did you sleep last night
In the pines, in the pines
Where the sun don't ever shine
I would shiver the whole night through
My girl, my girl, where will you go
I'm going where the cold wind blows

Tener ese tipo de vínculo con Nirvana no es importante como espectador para entender o apreciar Mountage of Heck, lo interesante es que la propuesta de este documental cuenta con ese vínculo, es uno de sus ingredientes principales. Mountage of Heck no nos cuenta la historia de la banda o del vocalista, o de su relación con las drogas, o con Courtney Love, o su muerte, etc. Lo que logra Brett Morgen es dibujar – literalmente, la animación es un ingrediente perfecto – un espacio de encuentro intimo con el músico, en el cual podemos conocer momentos simples en la vida de Kurt Cobain, todos ellos determinantes, como pasa con cualquier persona, en su evolución como individuo y artista.

Al igual que hizo el vocalista de Nirvana con su Montage of heck, Morgen propone un collage en el que mezcla instantes, fragmentos de letras, canciones, monólogos, testimonios - apenas los suficientes y de aquellos realmente más cercanos al cantante –, para hacernos sentir nuevamente esa conexión que tuvimos con esta banda hace ya más de 20 años y que para muchos se mantiene intacta. Los que no tienen este fuerte lazo con Nirvana igual disfrutarán de una lección de cómo un documental puede ser dinámico, íntimo, que mezcla diversos lenguajes, con profundidad investigativa, pero sobre todo bello.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad