Días Temáticos
 

Los sonidos de la arena y de la tierra entre los dedos

Pueda que alguna vez hayas dicho a conocidos “Tuve una mala noche, la pasé en blanco”. Seguro ellos sabrán que te desvelaste. Esa es más o menos la idea de La noche en blanco* del pasado sábado 28 de noviembre: que la pasaras en blanco y estuvieras hasta la 1:00 p.m. del domingo andaregueando por las calles de Teusaquillo y La Soledad, presenciando unas 25 obras de arte contemporáneo: video arte, domos, maping, ilustración e instalaciones visuales y sonoras.

Por allí nos paseamos con Carolina y Juan y disfrutamos de algunas obras; Vasopresina (escultura + maping), de W. Quintero y A. Murcia; Cartas al viento (Instalación audiovisual), de Oscar Azula; Estados mentales, (ilustración), de M. García; Fronteras (maping), de P. Escobar, J. P. Gaviria y M. Gil; Conexión Natural (Instalación), de P. Mendoza, C. Peña, N. Guzmán y A. Díaz.

Conexión Natural tuvo lugar en el parque Brasil. Después de largos minutos de fila, nos dieron acceso a la doble columna curva de ladrillos que sostenía un entramado de cuerdas con materas colgantes redondas de tierra, y plantas diversas en su interior. Fue muy grato arrastrar los pies en la arena fría que parecía húmeda y tocar con las manos las materas de tierra que te dejaban en la piel una sensación oleosa. No te ensuciabas los pies ni las manos, te conectabas con la tierra, con la noche, con los sonidos de pájaros e instrumentos musicales, quizá de primates también, con el humo que se activaba vaya uno a saber con qué matera. Era la Conexión Natural de tu cuerpo y el cuerpo de otros manipulando materas con conexiones cableadas que producían sonidos. Pensé en un momento que hubiera querido no salir de ese lugar.

Pero Carolina, Juan y yo llegamos al final, hablamos poco. Yo me sentía genial, creo que ellos también. ¡El rostro de la mayoría de asistentes lucía tan plácido! Todos nos pusimos los zapatos para volver a la calle con la que a veces tanto nos cuesta conectarnos.

Terminamos nuestro recorrido luego de la 1:00 a.m. sentados en una silla del Parkway. Bebimos una cerveza, charlamos algunas cosas, reímos de comentarios casuales y luego nos despedimos con la satisfacción de haber pasado de esa forma La noche en blanco.

*Esta fue la tercera Noche en blanco de Bogotá. Es una iniciativa de la Fundación Vértice Cultural, con el apoyo de la alcaldía local de Teusaquillo y la Alta Consejería Distrital de TIC. La Nuit Blanch nació en París en 2002. Cada vez hay más ciudades en el mundo que la celebran.

Foto de July Carolina Rojas

Foto de July Carolina Rojas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad