OH VOSOTROS LOS QUE ENTRAÍS.







Entonces comprendí la exactitud de las palabras de Rimbaud a propósito de que la lucha del espíritu es tan terrible como cualquier guerra.

Bohumil Hrabal.

Si tiene como escuchar el Camina Burana mientras lee esto hágalo… ¿Ha tenido usted una pérdida irreparable? ¿Se le ocurre lo que puede sentir o hacer un ser humano que lo experimente?

Cuantas veces se dicen cosas que no se deben, por rabia o por falta de discernimiento, de cabeza fría; cuantas veces se acometen acciones que devienen en lamentos, queriendo volver atrás y resarcir sin éxito el lio armado. Pues así es la condición humana, voluble e inacabada, llena de incongruencias, aporías; un concierto de dolores y pequeños triunfos. Somos el cúmulo de ingredientes apropiados para las producciones artísticas.

Y el cine se adueña de estos dolores y efímeras alegrías para proponer enunciados que confrontan al sujeto con su fragilidad, para decirle que el séptimo arte no es mera ilusión. Éste asunto se devela con precisión quirúrgica en la más reciente producción de Martin MacDonagh. Un drama matizado por el humor negro que revive el viejo adagio de “pueblo chico infierno grande”. Cada pincelada, cada escena, cada diálogo se presentan como una migaja de pan en el camino hacia la casa de chocolate en la que son devorados los niños del cuento de hadas, en la versión original de Hansel y Gretel.

Lo anterior ocurre en la narración que subyace a “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri” (2017), titulada para nosotros como “Tres anuncios por un crimen”. En la historia los personajes se construyen alrededor de un crimen irresoluto: Mildred (Frances McDormand), la madre de Ángela, quien intenta conducir una familia disfuncional, Bill Willoughby (Woody Harrelson), el respetado jefe de la policía de Ebbing, además de padre y esposo ejemplar; quien al final sucumbe al infausto sino que lo ha atrapado. Ello acompañados por el singular Jason Dixon (Sam Rockwell), sujeto que es el prototipo del antihéroe, quien sucumbe e intenta surgir de las deyecciones de su existencia, pero que no logra tan siquiera un ápice de virtud.

Las anteriores historias serán las piedras angulares de la cinta, historias disímiles que mantienen al espectador enganchado con la obra; bueno, por lo menos eso me ocurrió a mí. Es que la película exige que esté atento, que organice las piezas de la narración y que me deje llevar por la intriga y los elementos de cine negro y de drama que circundan la pieza que nos ofrece MacDonag. Todo ocurre en un pueblito de Missouri, en donde todos se conocen y las noticias llegan casi de manera instantánea. En este marco, nueve meses después de la violación y asesinato de su hija Ángela y sin tener todavía noticias del perpetrador o avances en la investigación; Mildred, su madre, decide utilizar sus ahorros para reclamarle al jefe de policía mediante la publicación de tres vallas publicitarias con los siguientes anuncios: “raped while diyng”, “And still no arrests?”, “How come, chief Wolloughby?”

Los tres textos se ubican en una calle olvidada que daba entrada al pueblo, por donde nadie transita desde que se construyó la nueva vía. Lo interesante en que este detalle convierte este lugar en la entrada al Infierno de Dante; se trata de letras negras en un fondo rojo que se convierten en el preludio de lo que nos encontraremos al interior del pueblo, sus gentes y sus interacciones. Es el preámbulo en el que Mildred se transforma en Caronte. Lo digo porque en las primeras escenas de la película se ve, en una de las vallas abandonadas y destruidas, la imagen fragmentadas de un bebé y los restos de una frase que reza: “…for your life”, en letras borrosas. Estos elementos serán suficientes para que la protagonista tenga una epifanía que redunda en una serie de sucesos llenos de ambivalencias e incongruencias. La mirada desolada del ser que es vencido por el mundo y la oprobiosa realidad.

El matiz que le permite al espectador sobrellevar la bofetada dramática, que por demás no se resuelve, es la mezcla de diálogos cargados de ironía y una cuidadosa banda sonora, digna de poner en los audífonos y caminar con ella por la vida. Cuando digo “ella” me refiero a la música, por supuesto…

Como cierre, se viene los premios Oscar y esta película se encamina a ganar un par de ellos. De hecho, viene de ser galardonada con cuatro Globos de oro, entre ellos mejor película y mejor actriz principal; seis premios BAFTA; otros tantos de la Crítica Cinematográfica. Habrá que esperar qué pasa el 04 de marzo en el Dolby Theater de Los Ángeles. Es decir, nos encontramos frente a una propuesta que no se puede dejar de ver. Sobre todo, si usted cree que ha tenido dificultades o que su vida es complicada.


DEL AUTOR: Antonio Moreno Q. es Licenciado en Español – Inglés de la Universidad Pedagógica Nacional, Magister en Literatura Hispanoamericana del Instituto Caro y Cuervo, Maestro de literatura, investigador en pedagogía y didáctica; curioso por el cine, el arte y el futbol en todas las categorías y formatos.Contacto: amorenoquiroga@gmail.com
Twiter: Amoreno @amorenoquiroga




Las imágenes fueron tomadas sin fines comerciales de: https://cineoculto.com/2017/12/three-billboards-outside-ebbing-missouri-masterclass-comedia-negra/ https://www.thecapitolhorsham.com/whats-on/all-shows/three-billboards-outside-ebbing-missouri-15/5676/ http://www.imdb.com/title/tt5027774/mediaviewer/rm336343040 http://www.imdb.com/title/tt5027774/mediaviewer/rm4156707072 http://www.imdb.com/title/tt5027774/mediaviewer/rm441649408

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad