QUÍTESE LA VENDA.


 
 

"Let justice be done though the heavens fall." Jim Garrison

 

Ocurre que cada vez que a una sociedad desorientada se le abre una ventana a la esperanza, los oscuros tentáculos del sino fatal se abalanzan sobre esa nueva posibilidad y la convierten en cenizas. Con todo, la fuerza que subyace a la naturaleza humana, hace que de las cenizas del dolor renazca, como un fénix, la incontenible marea del pueblo que quiere la verdad.

 

Pues bien, mi amigo lector, en estos días estuve reorganizando algunos asuntos y descubrí un clásico del cine contemporáneo que cae como anillo al dedo por la época en que escribo el texto. Digo lo anterior en relación a la película JFK (1991), de Oliver Stone. Una pieza cinematográfica que recrea en detalle la batalla que inicia Jim Garrison, fiscal de distrito de Nueva Orleans, quien dedicó varios años de su vida analizar e investigar el asesinato del presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, eventos que sucedieron el 22 de noviembre de 1963 en Dallas.

 
 

En esta película, Stone hace un recuento histórico que pone en entredicho el informe Warren, que señala a Lee Harvey Oswald como el único perpetrador del crimen. En la obra se cuestiona el accionar de los diferentes protagonistas de la política y la sociedad norteamericana y se revela una postura crítica frente a la forma en que las altas esferas del estado actuaron en las horas previas y posteriores al atentado. En este sentido, la obra pone de manifiesto la teoría de una compleja conspiración para cometer el crimen, en la que participaron varios senadores, militares e incluso el mismo Lyndon B. Johnson; quien asumiera el cargo pocas horas después de que se declara el deceso de Kennedy.

 
 

La obra cinematográfica se vale de una ambiciosa producción para revivir los ambientes, contextos, vestuario y elementos culturales de los años sesenta en esa nación. Como espectador, tuve la sensación de estar viendo un documental más que una obra de ficción. Con todo, el director se da algunas licencias poéticas a la hora de incluir diferentes perspectivas de las personas acerca de crimen. Es decir, más allá del dolor que se ha manifestado históricamente, la película abre la posibilidad de escuchar, de manera tenue, algunas voces que estaban de acuerdo e incluso se alegaron con la muerte del presidente; expresamente debido a su postura frente a algunos temas como la igualdad social y la inclusión de las diferentes voces de la cultura, así como su posición en contra de la intervención norteamericana en la guerra de Vietnam. Más allá de los hechos históricos y de la controversia, hay muchas cosas quedan en el ambiente y que por ahora no han terminado de aclararse.

 

Ahora bien, cuando el estupor de los hechos narrados va llevando al espectador por un torbellino que dura más de tres horas, aparecen actuaciones de gran calibre. Por supuesto el papel protagónico de Kevin Costner quien interpreta al fiscal Garrison, está acompañado de figuras como Tomy Lee Jones, Joe Pesci, Kevin Bacon, Jack Lemon y un particular Gary Oldman en el papel de Lee Harvey Orwald. Un reparto de primera línea que interactúa de manera milimétrica con el guion. Vale la pena mencionar que el mismo Jim Garrison aparece en la cita haciendo el papel de Earl Wrren. En su corta intervención, el personaje desmiente a Garrison y defiende la teoría de Oswald como único asesino. Asunto curioso o mejor una de esas licencias que se permitió Stone para poner el dedo en la llaga.

 
 
 

Así que mi querido amigo, si usted se asombra con las explicaciones acerca de los motivos del asesinato de varios líderes políticos de nuestra nación, no crea que es una invención de nuestro tropicalismo. Es más bien una burda copia de eventos que podremos rastrear en la historia de la cultura humana y que no tiene su origen en el asesinato de JFK, vaya un poco más atrás y revise la historia del asesinato del Cesar a manos de Casio y Bruto, sus mejores amigos.

Ahora bien, ojalá no tengamos que esperar hasta el 2038, año en que se desclasifican los archivos de la investigación por el asesinato de Kennedy, para que la verdad salga a la luz. No solamente la de este sonado caso, sino la de tantos que nos aquejan como nación y que cargamos sobre nuestra adormilada conciencia. Que se haga justicia, aunque se caiga el cielo.

 

Las imágenes son utilizadas sin ánimo comercial: https://www.filmaffinity.com/es/film448892.html https://www.youtube.com/watch?v=cheUb9uWBYs https://www.jdnmirror.com/english/oliver-stone-reveals-deathbed-confession-from-a-secret-service-agent-on-jfk-assassination/ https://poseidonhd.com/movies/j-f-k-directors-cut/


DEL AUTOR: Antonio Moreno Q. es Licenciado en Español – Inglés de la Universidad Pedagógica Nacional, Magister en Literatura Hispanoamericana del Instituto Caro y Cuervo, Maestro de literatura, investigador en pedagogía y didáctica; curioso por el cine, el arte y el futbol en todas las categorías y formatos. Contacto: amorenoquiroga@gmail.com Twiter: Amoreno @amorenoquiroga Intagram: @aqmoreno


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad