MATERIALIZACIÓN DE LAS MÉNADES


 
 

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Pablo Neruda

 

Una voz rasgada y llena de melancolía ataca el silencio de la sala, la narración envuelve sin preámbulos al espectador y lo sube en un carro de fuego que inicia su viaje hacia el sol. La experiencia es una mezcla extraña y mística, producto del sincretismo que subyace al personaje central de la obra. Y entonces se establece un diálogo cómplice entre el filme y quien lo está viendo, alimentado por las anécdotas, pero también por la crudeza de lo que devela la historia. Una amalgama de risas, apuntes jocosos, memorias devastadoras y soledad que se envuelve en el humo de tabaco, los ríos de tequila y las notas inmortales de la ranchera mexicana.

 

Entonces se desnuda la vida de un ser maravilloso y en ocasiones enigmático, desaparecido durante muchos años en las sombras del alcoholismo y el olvido, inclusive para que sus contemporáneos pensaran que había muerto son Dios ni Ley. Por fortuna María Isabel Anita Carmen de Jesús Vargas Lizano, ya había tallado, a pulso, su nombre en el mármol de la historia de la cultura hispanoamericana. Pueda que ese nombre no le diga mucho, aunque si le digo que se trata de Chavela Vargas también corro el riesgo que no identifique al personaje de la película de hoy.

Soledad, Los arroyos están secos,

En las calles hay mil ecos que te gritan sin cesar…
 
 

Pues bien, se trata del documental, Chavela (2017), dirigido por Catherine Gund y Daresha Kyi, quienes organizan un rompecabezas a partir de entrevistas y documentos inéditos acerca de la vida de esta cantante. El resultado es un acercamiento a la experiencia vital de una mujer capaz de enfrentar y vencer a la sociedad machista de México del siglo XX. Rebelde, adelantada a su época, incomprendida, pero dueña de un espíritu libertario, Chavela se erige como un ser superior que nadó siempre contra corriente. Dueña de una belleza exuberante y de un poder hipnotizador, se robó el corazón del pueblo mexicano quien la recibe como su hija después de salir de su natal Costa Rica.

 
 

El documental muestra de manera sutil y con un tinte de entronización la interminable pugna que debió enfrentar la cantante para ganarse un lugar entre la élite artística de su época. Sumado a esto, desfilan en la filmación recuerdos de su entrañable amigo José Alfredo Jiménez y algunas memorias de sus diferentes amores; todos ellos con bellas mujeres entre las que se recuerdan especialmente a Frida Kahlo, Alicia Pérez Duarte o Ava Gardner. Lo bello del documental es que muestra a una mujer entregada de manera genuina y completa, que ama a plenitud, pero llevando la pesada carga del prejuicio debido a su vida y las elecciones que hizo a lo largo de la misma.

Carta de Frida Kahlo a Carlos Pellicer:
Carlos,
Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más, se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo. Pero creo que es una mujer lo bastante liberal que si me lo pide no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. ¿Cuántas veces no se te antoja un acostón y ya? Ella, repito, es erótica. ¿Acaso es un regalo que el cielo me envía?
Frida K. .

 
 

La película tiene una magia especial y es la permanente presencia de la música, cada evento es matizado con un tema interpretado por la misma protagonista, en una comunión diegética que no riñe, sino envuelve al espectador como si se tratara de un ritual de enamoramiento. Es inevitable conmoverse y en ocasiones cerrar los ojos para solamente dejarse traspasar por el drama que ella le imprime a cada interpretación. Un genuino devaneo que culmina en sensaciones que se pueden comparar con lo narrado por Cortázar en Las Ménades. .

Guillermina Fontán venía presurosa hacia nosotros. Repitió todos los epítetos de las chicas de Epifanía, y ella y Cayo se miraron con lágrimas en los ojos, conmovidos por esa fraternidad en la admiración que por un momento hace tan buenos a los humanos. (Cortázar, Las Ménades).

 
 
 

Y es con lágrimas cómplices que nos miramos al finalizar el documental, nadie se mueve durante los créditos pues no se quieren perder la gloriosa interpretación de La Llorona, asunto que cierra el círculo que había iniciado con la interpretación de otra pieza sublime, recordatorio de esa sensación poderosa y reconstructora: la soledad.

 
 

Las imágenes son utilizadas sin ánimo comercial: http://www.mirales.es/chavela-las-mujeres-vida-ava-gardner-frida-alicia-perez-duarte/ http://www.mirales.es/chavela-vargas-1919-2012/ http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-253339/fotos/detalle/?cmediafile=21413602 https://www.youtube.com/watch?v=ZUNlIM61FpM http://ismorbo.com/frida-kahlo-y-chavela-vargas-un-romance-entre-metaforas-tabaco-y-tequila/ https://tenemosnoticias.com/noticia/lucha-documental-nuevo-amor-343964/873865


DEL AUTOR: Antonio Moreno Q. es Licenciado en Español – Inglés de la Universidad Pedagógica Nacional, Magister en Literatura Hispanoamericana del Instituto Caro y Cuervo, Maestro de literatura, investigador en pedagogía y didáctica; curioso por el cine, el arte y el futbol en todas las categorías y formatos. Contacto: amorenoquiroga@gmail.com Twiter: Amoreno @amorenoquiroga Intagram: @aqmoreno


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad