Cine a lo Macondo
Maestro de la Luz Colombia




Un libro que me gusta mucho, hablando sobre la dirección de fotografía en una película, inicia así: “Raras veces se consigue crear la fórmula exacta que da lugar a una gran película, algo que no es de extrañar, dado que un grupo considerable de gente debe reunirse para apoyar una visión en común.” (Goodridge & Grierson, 2012, p. 8) Sabemos muy bien que todo inicia en el guión y termina, después de mucho tiempo y mucha gente y muchos recursos invertidos, en la pantalla frente al espectador. Una de esas personas que intervienen durante la creación de la obra cinematográfica es el Director de Fotografía, “Es el responsable de todo lo relativo a la elaboración de la imagen de una película en colaboración con el realizador.” (Loiseleux, 2005, p. 90).


Como dice un amigo: “la cinematografía no se compone sólo de películas”; está compuesta por el público, la crítica, los investigadores y por quienes hacen las producciones. Dentro de ese grupo de artistas y técnicos vale la pena resaltar el papel de los Directores de Fotografía colombianos. Uno de ellos es el caleño Paulo Andrés Pérez (ADFC) . Graduado de UNITEC y de la Escuela de San Antonio de los Baños de Cuba; quien se inició profesionalmente en documentales para televisión a finales de los 90. Hoy es reconocido por su trayectoria en largometrajes tanto en el país como en el extranjero. Tuvimos la oportunidad de conversar sobre el oficio. Aquí, un pedacito:



Paulo Pérez: Es muy interesante todo lo que está pasando hoy en Colombia, porque la ley de cine uno nos permitió desarrollarnos como realizadores cinematográficos tanto artística como técnicamente. La ley de cine dos llevó eso un poco más allá, empezó a traer gente de fuera y eso ha hecho que vean el talento que tenemos aquí, y empiecen a llevarnos fuera del país.

Jhon Pérez Pita: Vemos que ahora también tenemos la posibilidad de explorar la geografía nacional, de ir a las regiones, grabarlas, contarlas…

P.P.: Si. Incluso tenemos un proyecto con Ciro Guerra, Jacques Toulemonde y Laura Mora; una serie para Netflix producida por Dynamo, Green Inferno, que la rodamos en el Amazonas. Entonces es muy interesante porque también todos estos canales y plataformas están no solamente trayendo talento extranjero, si no que utilizan el nuestro y ruedan acá. Y es que el país es virgen visualmente, nosotros realmente somos vírgenes visualmente. O sea, por ejemplo en Los Viajes del Viento (Ciro Guerra, 2009) recorrimos el caribe colombiano desde el interior hasta la Guajira, viendo lugares que nadie había filmado. Por eso la película tiene esa riqueza visual y nos sorprende a todos un poco, a nosotros nos sorprendió cuando la estábamos haciendo; estar en lugares que nadie conocía ni se habían retratado, porque incluso hay muy pocos pintores que lo hayan hecho o que lo hagan.

¡Lo que estamos es por recorrer todo el país! Lo que hizo ahora Ciro con los Wayúu, lo del Amazonas, Chocó de Jhonny Hendrix… o sea, que también es parte de reconocernos a nosotros mismos como país y como cultura. Por ejemplo Los Viajes del V. es una exploración del espacio y de la luz. En esta “burro-movie” (jejejeje) pues, lógicamente, el otro protagonista era este caribe colombiano y lo que ellos viven y lo que ellos caminan y como va cambiando todo. Vienen de la montaña, se van metiendo en la selva y terminan en el desierto. La sensación del viaje, de cómo transcurre el tiempo, las diferentes horas del día, la noches… por ejemplo, hicimos un par de noches americanas.


 

J.P.P.: ¿Cómo es eso de ser –o hacer- Director de Fotografía?

P.P.: Yo llego al cine porque Cali ya tenía un movimiento de cine muy fuerte a raíz de Luis Ospina y Mayolo. Luego estaba la gente de la Del Valle: Dorado, Patiño… todo ese movimiento cultural ha permitido que la gente de Cali también lleve como la vanguardia en los temas cinematográficos. Pero, pues, en un país donde no se hacía cine, fue una apuesta muy grande. El otro tema es que no había a quien más aprenderle; pues, estaba Lalinde y Sergio García, pero ellos también pararon; entonces lo único que había era televisión o comerciales. Entonces después de terminar en Unitec, me devolví a Cali a hacer documentales con esa gente que estaban haciendo Rostros y Rastros.

Pero en este país tenemos un problema, y es que normalmente las escuelas de cine del mundo se crean por especialidades, el oficio del cine es de especialidades, uno dirige, o es director de fotografía o sonidista. Por eso lo que tenemos que generar son especialistas. Y el gran problema es que no hay especialidades, entonces todo el mundo sale haciendo de todo y haciendo nada. Yo tomé la decisión de ser cinematografista, es lo que a mí me gusta hacer y respondo por eso.

Entonces, yo pienso que primero es el gusto, que se adquiere estudiando, leyendo, viendo pinturas, viendo cine; se cultiva. El gusto se cultiva y tienes que tener un bagaje cultural. Para mí es lo más importante, incluso más allá de la técnica; la técnica uno la aprende relativamente rápido y no es tan complicada, a la hora del té… y si hay un problema, pues se contrata a alguien que lo maneje y tú te mantienes en el lado narrativo y artístico. Si estás más preocupado por lo técnico u otras cosas, pues no le vas a poner cuidado a lo importante, que es contar la historia ¿Pero cómo la cuento? Poniéndonos de acuerdo con el productor, con el director, con el director de arte; que son básicamente los que conceptualizan la película y van a descubrir cómo contarla. Lo técnico lógicamente lo tienes ahí, pero lo pones en otro lugar, por ejemplo al preguntarse por dónde poner la cámara, o sea, esa es una decisión muy jodida.

Tener referentes es muy importante. A mi Almendros es uno que me encanta por todo lo que hizo con el trabajo de la luz. A mí me gusta la luz natural, también por esa influencia de la escuela francesa que tuve en Cuba y porque vengo del documental. Pero soy también de la idea de que cada uno tenemos una forma propia de ver; por ejemplo nosotros que crecimos en la zona ecuatorial, con nuestra luz bastante fuerte, que genera altos contrastes. Yo pienso que nosotros al ser de una zona ecuatorial, con la luz tan fuerte, pues los colores también lo son. Una amiga de Argentina me decía: es que en Colombia hasta los colores son violentos. ¡Y claro! Porque el sol golpea duro y todos nuestros colores explotan; y fuera de eso el contraste, que no lo generas con claroscuros, lo generas con color, o sea el contraste cromático, y eso genera tridimensionalidad en la imagen. Mira Méjico: Lubezki, Figueroa…
De los colombianos me gusta mucho lo que hace “Mao” Vidal, Juan Carlos Gil, Diego Jiménez. De antes, Lalinde, sobre todo su trabajo con Víctor Gaviria, que para mí es nuestro gran director de cine, pues, por la forma en que se ha acercado a los personajes y como los ha plasmado, y en eso tiene que ver mucho Lalinde. En ellos vemos esa relación entre director y fotógrafo, cómo arman ese click. Si tú no tienes ese click es muy difícil hacer una película.

J.P.P.: Por último ¿Cómo definirías tu estilo?

PP..: Yo no considero que uno deba tener una marca porque eso te puede quitar un poco de versatilidad. Pero a mí me encantan los planos desde abajo, los planos generales, que los actores vayan y vengan, que construyan el espacio visual, no soy de muchos planos, o sea, esto es un momento único y los actores no actúan muchas veces lo mismo. Yo también creo que el espacio del cuadro hay que aprovecharlo, no solamente que la cámara se mueva, fluya, es también el actor el que tiene que hacerlo sin ser esclavo de la cámara. La cámara está al servicio de la puesta en escena, que es diferente, y ellos son una parte.

 
Imágenes tomadas de las páginas web de Proimágenes Colombia y de la web de Paulo Pérez (ADFC)

Las imágenes fueron cedidas por la producción de la obra.


Autor: Jhon Freddy Pérez Pita. (…) Que quería ser escritor, dijo. Que le gustaba el periodismo continuó, y Comunicación Social-Periodismo estudió en la UNIMINUTO. Pero la vida da muchas vueltas y especializándose en Dirección de Fotografía Cinematográfica en España, terminó. Pasando su vida detrás de las cámaras prosiguió. Ahora también da clases en la universidad y volviendo a escribir, se rajó. Contacto: @eldiredefoto en redes sociales. Correo: eldiredefoto@gmail.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad