¿Quién es Igor?

Empecemos escuchando esto.....

http://bit.ly/2Fr97Ws


No es el Igor de la canción de Pasaporte. Es Igor, el nombre detrás de un proyecto musical con una propuesta sonora moderna que existió a principios de este siglo, Zelfish Pérez.


Una vez uno se sienta a escuchar su música, es imposible no notar que allí hay algo diferente al “Igor” de ese época. Comparar esa agrupación de rock con Igor Soy Yo, no vale la pena; son caminos absolutamente diferentes, aunque son lideradas por él mismo. Lo que sí vale la pena es escuchar ambos proyectos. ¿Qué es diferente? Su manera de apostar sin miedo. El primero de ellos es absolutamente rockero y el segundo, es un proyecto enfocado hacia el sonido de Ray Charles, con tintes latinos en sus letras. En su música se encuentra un poco de R&B, de sonidos latinos, de sonidos electrónicos, de... ¿sigo?; no… Más bien vale la pena escucharlo, ir a sus conciertos.


Cuando uno es musicalmente sensible (no todos los músicos lo son y no todos los no-músicos no lo son); y los oídos (los demás sentidos también) están en búsqueda de nuevas experiencias, es cuando las emisoras comerciales se quedan cortas (siempre se quedan) y uno salta de un lado a otro buscando algo que de repente haga implosión dentro del cerebro. En Deezer, ocasionalmente se puede entrar en esa sintonía, —como lo que me sucede en este momento con lo nuevo que me encontré— y se agradece. Es como si el cerebro hiciera click y se encendiera una nueva bombilla, que más que luz, emite nuevos ecos, nuevas experiencias sonoras…o como dice el mismo Igor: “ como un antibiótico de alto espectro”.


Antes, en épocas previas a la aparición de la descarga digital o la proliferación del mp3, entre otros formatos digitales; iba a las tiendas de discos (costumbre que no he perdido) y miraba lanzamientos, trabajos discográficos y me acercaba a la sección de promociones; porque allí siempre había algo interesante, y al observar una buena portada, miraba los créditos; me encontraba con músicos o productores conocidos y así, me llevaba entonces, el disco a la casa, (costumbre que tampoco he perdido) y de esa manera me encontraba —generalmente—, con proyectos musicales de casi cualquier índole que me ofrecían una nueva y diferente experiencia musical.


Hoy en día, por la misma razón me gusta dar vueltas en YouTube o en Deezer y me dejo seducir por esa aleatoriedad que es tan incierta y en ocasiones provechosa (en parte por la sana costumbre de mi novia, “Tati”, y “su” flow, es decir, algún algoritmo misterioso en el que la aplicación arroja canciones de acuerdo con lo que se suele escuchar. Mi flow, no funciona… puede pasar de Testament a Pet Shop Boys y de J.S.B a Frank Zappa).


Así me sucedió con Igor. Busqué a Zelfish Pérez y encontré un sonido auténtico, incluso cuando pertenece al género del rock, de sus letras que se tatúan o hieren, como en el video de la canción 612 http://bit.ly/2TlTi70, en el que el protagonista de la historia es alguien que ha fallecido. De la misma manera con la propuesta Igor Soy Yo, la música da vía libre para viajar y cruzar el mar Caribe, sin necesidad de salir de la habitación; porque aunque tiene un sonido americano, tiene una propuesta al estilo de Ray Charles, con un sonido soul, Rhythm and blues es decir….. gracias a su big band; sus textos son auténticos, cotidianos, citadinos, incluso muy bogotanos: ahí está esa suerte de sazón que nos permite gozar y no pensar que es otro grupo más con influencias extranjeras; sino que su toque colombiano está allí, autóctono, intacto.


¿Igor Soy yo? No. Igor es él, es decir, Igor Soy Yo. Lo encuentran en plataformas digitales, YouTube, iTunes Music, Spotify.


Atentos mañana a las 8 p. m., lanzamiento de nueva música en este link:

http://bit.ly/2TkpOqb

Además, Igor Soy Yo tiene conciertos programados:

20 de abril - Festival de Romerías Culturales / Villa de Leyva

15 de Junio - Lanzamiento del sencillo "el Disco" / Bogotá

2 de Agosto - Lanzamiento del álbum "MangoBlues" / Bogotá


Ahí les queda la tarea...



Fotos donadas por el artista. Prohibida su reproducción sin previa autorización.
Si tienen comentarios, sugerencias, felicitaciones o reparos sobre esta crónica, o quieren comunicarse con el autor escriban a contacto@diastematicos.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad