Cine a lo Macondo
Maestro de la Luz Colombia

Tercera Entrega


Ahora traemos la tercera y última entrega de la conversación con el director de fotografía Paulo Pérez (ADFC). Recordarán ustedes, que hemos hablado sobre el inicio y la carrera de Paulo, algo de actualidad fílmica colombiana; tocamos un poco el tema de la educación del oficio, de la Asociación de Directores de Fotografía Cinematográfica Colombianos; profundizamos en eso del oficio y terminamos revisando algunas de las películas que Paulo fotografió. Pues ahora vamos a hablar sobre las pelis que nos quedan; sobre las directoras y fotógrafas, sobre el futuro…
Este es el final de la entrevista y por tanto me atrevo –debo aclarar, más a nombre propio que de Paulo– a dar algunas conclusiones sobre el oficio en nuestro país; gracias a tan interesante conversación con uno de los grandes de la cine-fotografía colombiana.

 
 
 


Jhon Pérez Pita: Ahora pasemos a la película Chocó. Hay un incendio de una casa; y ahora recuerdo por contraposición que en Pickpockets. Maestros del Robo hay una gallera que se incendia...
Paulo Pérez: (Risas)
Una cosa es con presupuesto y otra sin presupuesto. Aunque esa casa en Chocó fue lo que más costó, creo, porque era construir la casa en ese lugar bellísimo para poder incendiarla; pero pues, como era una comunidad pobre y sabían que íbamos a quemarla, nos decían “no la queme”, “regálemela"… ¡uh! entonces lo que hicimos fue meter unas flautas y hacer como si se quemara.
Ese largometraje fue muy interesante de hacer porque no fue solamente llegar a una comunidad e invadirla durante tres semanas o un mes; sino también dejarle algo.
Jhonny y su productora generaron una especie de workshop de documental: les enseñaron a manejar cámaras, a contar sus historias; y nosotros trabajamos con toda la comunidad; toda la gente que estaba alrededor nuestro eran de la región y fue muy bello trabajar con ellos.
En ese largo, hacíamos planos amplios donde se desarrollara la acción entre los personajes. La película empieza con un plano general que en cine es muy bello, donde están jugando dominó y ellos se pierden en la luz, la sombra y el fondo de la calle, también iluminado con tres, cuatro cosas, como para no interferir dentro de esa dinámica, no ser invasivos. Es algo que también he estado tratando de hacer con mi equipo: no ser invasivos.
 

J.P.P.: Pensando en Pickpockets. El departamento de fotografía no es tan grande, pero en algunos momentos tenemos hasta tres cámaras…
P.P.: ¡Ah! porque estaba la cámara de arriba y en algunas escenas había otra cámara, pero en muy pocas realmente. En la que sí utilicé muchas cámaras fue en Blunt Force Trauma, ahí sí eran casi tres cámaras todo el tiempo.
El director es un personaje interesante, es un ex policía de New York que después empezó a escribir guiones y lo llevaron a Hollywood, pero su formación fue un poco en televisión, entonces la forma en que él filma es a dos o tres cámaras aprovechando al máximo los espacios y las tomas que pueda hacer. Como cinematografista tengo que acoplarme para trabajar con ellos: uno viene más de la televisión, el otro viene más de la edición y con “Jacq” era cámara al hombro todo el tiempo y sin luces.

 

Pickpockets es una reinterpretación de la ciudad. Queríamos que la ciudad fuera protagonista, es una mezcla de géneros con un carácter realista que puede ocurrir en París, en Londres o en Singapur. El guion está escrito originalmente para Londres. A mí, justamente después de eso, me robaron la billetera en París (risas) ¡De la misma manera como filmamos, me robaron la billetera en el metro! (risas)
Entonces es una historia universal recreada en una ciudad como Bogotá, que es caótica, dura; pero que también tiene cosas muy bellas; por ejemplo, Las Cruces, que me parece un barrio maravilloso, con la mejor vista de la ciudad, con unas calles y unas construcciones de una inventiva maravillosa. Son formas de ver diferentes, como la forma de ver de las mujeres. Y eso no solamente lo ves en las cinematografristas; cuando yo trabajo con directoras también veo que se relacionan con los personajes y con las historias desde otro punto. Las operadoras ven otras cosas que, de pronto, los hombres no vemos. Es otra manera de contar las historias y tienen mucho que aportar a la forma en que vemos este mundo.
Este punto de vista machista, eso es un patriarcado pues que tenemos que liberarnos y sobre todo en estas profesiones… Entonces ese otro punto de vista aporta muchísimo: a la discusión, al lenguaje, a la obra. Por ejemplo, me gusta lo que hace Adriana Bernal, gran colega, gran fotógrafa y gran docente . Me gusta Sofía Oggioni, que fue asistente mía en El Rey y en La Cerca; es una gran directora de fotografía también, es de una sensibilidad increíble…
Deberíamos tener más y en otras profesiones también.


J.P.P.: ¿Cómo ves la fotografía a futuro? Planteándome esta entrevista pensaba en si algún día podríamos hablar de la “fotografía cinematográfica colombiana”.
P.P.: Yo creo que sí se podrá hablar. Porque nosotros vemos la luz de una manera y reinterpretamos desde ahí, o sea, sí hay un punto de vista, hay una forma de ver las cosas, tiene que ver con cómo se está enmarcando y cómo se está contando; entonces sí creo que en algún punto vamos a tener algo como Figueroa lo hizo en Méjico, que creó escuela gracias a la cual hoy tienen a Lubezky y a Prieto. Lo mismo con todos estos grandes cinematografistas argentinos, que tienen toda una historia, Hugo Colache y “Chango” Monti. Es que son cinematografías de muchos años haciendo, creando...
J.P.P.: Podríamos decir que para nosotros actúan de la misma forma Ciro Guerra y, antes de él, Víctor Gaviria, que llevaron el cine nacional a otras fronteras: Gaviria llega a Cannes y a Ciro lo nominan en los Óscar… Abren camino y se vuelven referente. Con lo cual ¡futuro es lo que tenemos! Porque hemos tenido pasado.
…Y no seguimos más porque ahí nos hubiéramos quedado toda la vida, con el mayor de los gustos, hay que decir.


CONCLUSIONES


Lo primero que debemos resaltar es el momento histórico por el que estamos pasando: estrenando cuarenta películas al año; nuestros directores llegan a los grandes y pequeños festivales del mundo, las plataformas web y grandes productoras internacionales están produciendo en el país; la televisión pública nacional y regional tienen propuestas narrativas y de forma muy interesantes, con una calidad en las producciones a niveles de la industria internacional; con estudiosos pensándonos audiovisualmente y aprendices en la academia imaginando nuevas formas de hacer.
Momento que no debemos desaprovechar —decía Paulo—, para conversar, reflexionar y discutir sobre qué se debe hacer en el fortalecimiento de la cinematografía (como arte), la industria (como negocio) y del país (como lo que somos). Esto involucra a todo el mundo: creadores, técnicos, artistas, academia, instituciones públicas y privadas y –sobre todo- a los espectadores, los que asisten frecuente u ocasionalmente a las salas de cine.

Y si queremos un futuro prometedor para nuestra producción audiovisual, no podemos dejar de volver nuestra mirada al pasado : ver las películas que se han hecho, lo que se ha pintado, fotografiado, escrito. De la misma manera como debemos hacer una reinterpretación de los géneros y las formas, ver mucho más la región, nuestra gente y lo que fuimos, somos y seremos.

Explorarnos.

Seguir enseñando y estudiando cine, lo que sea que eso signifique; buscando la profesionalización de la disciplina en el quehacer: necesitamos buenos técnicos y buenos artistas. Para seguir creciendo como industria un director de fotografía debe encargarse de la foto y responder por ello, de la misma manera en que un DIT debe encargarse de su parte en el work flow y hacerlo bien. ¡No todos haciendo de todo!

 
 
Porque ser cinefotógrafo en nuestro país -a veces- significa que debemos saber trabajar con actores naturales y con los profesionales, con luz natural, en nuestra geografía, con nuestra(s) cultura(s), con bajos presupuestos, con tiempos cortos y equipos pequeños. Pero también debemos ser conscientes de lo que significa afrontar un proyecto con buen presupuesto para una plataforma como Netflix o con un actor como Will Smith y todo lo que ello supone para nosotros a la hora de la creación cinematográfica.

Me gustaría finalizar recordando las palabras de Yesid Vásquez que pese a hablar sobre el sonido, creo que también aplica para nuestra profesión: “la creación sonora en la cinematografía colombiana es una constante lucha por encontrar una identidad. Hemos empezado de cero, en varias oportunidades, como método para hallar ese estilo que nos identifica, que hace que nuestro cine suene de forma homogénea, y la primera barrera para lograrlo es el propio país, un país conformado, básicamente, por diferencias que desde un sencillo análisis geográfico podrían explicarse.”
Sea este un pequeño y muy sentido homenaje a todos los hombres y mujeres detrás de las cámaras, haciendo audiovisual, formando país; sobre todo a los Directores y Directoras de Fotografía. Fue todo un placer poder conversar con Paulo a quien le vuelvo a agradecer por compartirnos su historia y experiencia, por su tiempo y paciencia. Espero que a ustedes –queridos lectores- les haya gustado esta entrevista; gracias por sacar un tiempo para leerla.
Gracias a todas las personas que nos ayudaron: JuanK Lozano, Carolina Guatava, Jose Rubio, a la CUN y su programa de Medios Audiovisuales con Bruno Oviedo a la cabeza, Edwin Martínez, Erika Aldana, Oscar Charry, Camilo Sánchez, Mauricio Prieto, la Sra. Esperanza, a la ADFC… y a todos los que ahora olvido.

¡Gracias totales!


 
Imágenes tomadas de: Making Off de la entrevista.
OTRAS:
https://www.rtvc.gov.co/noticia/esta-es-la-historia-de-el-joven-de-la-camara
https://www.revistaarcadia.com/cine/articulo/estreno-pelicula-colombiana-pickpockets/68864
PORTADA: https://www.youtube.com/watch?v=WmVtn7ueaXs

Autor: Jhon Freddy Pérez Pita. (…) Que quería ser escritor, dijo. Que le gustaba el periodismo continuó, y Comunicación Social-Periodismo estudió en la UNIMINUTO. Pero la vida da muchas vueltas y especializándose en Dirección de Fotografía Cinematográfica en España, terminó. Pasando su vida detrás de las cámaras prosiguió. Ahora también da clases en la universidad y volviendo a escribir, se rajó. Contacto: @eldiredefoto en redes sociales. Correo: eldiredefoto@gmail.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad