VIAJES CON KORA KARUNA

Durante el transcurso de milenios de evolución hemos sido nómadas y exploradores, migrantes curiosos del “qué habrá más allá”; viajes y más viajes, hacen parte del ADN de los seres humanos, Hemos transmitido conocimientos y vivencias de generación en generación, hemos desarrollado distintas formas de comunicación, entre ellas los cantos y la música. No obstante, en relación al tema que me compete, al escribir crónicas de experiencia estética en el ámbito de los viajes culturales; he encontrado, haciendo una breve introducción, que en los diferentes escenarios en los que se centra la revista Días Temáticos, como teatro, cinematografía, fotografía, música, artes plásticas, y literatura, hay viajes de todo tipo: anecdóticos, catárticos, imaginarios, simbólicos, maquiavélicos, cómicos y de muchos matices y naturalezas.

Uno de los escritores de la revista dice en su presentación:
“No siempre hablaremos de belleza porque hemos comprendido que al arte le interesa la estética: la sensación que yace en esa aisthesis que es su raíz. Por eso, cabe lo bello y cabe lo feo, cabe lo sublime y lo siniestro, la armonía y la proporción, y también lo grotesco y el asco. Qué vemos en las obras de arte, cómo las percibimos y de qué forma las sentimos hace parte de lo que podrán encontrar aquí, en estas crónicas de las que ustedes, lectores, podrán hacer parte.”



Entonces amigo lector podemos divisar diferentes formas de viajar en la revista Días Temáticos.En este carruaje nos vinculamos siendo nómadas, exploradores, migrantes, curiosos culturales dejándonos, atrapar en las historias narradas en algunos casos de mundos imaginarios, sociedades distópicas o realidades vividas, plasmadas y contadas en diferentes formatos por cada uno de los cronistas. Es por ello que con esta mirada pluricultural me atrevo a escribir sobre viajes y música presentando a Kora Karuna.

Hace muy poco en el viaje cultural estuve realizando el cubrimiento del Festival Musical Campamento Rock Independiente, en la vía La Vega – Villeta. Durante mi estadía de tres días allí, tuve espacios para el esparcimiento y la relajación. Así, en la segunda mañana de mí viaje, en calidad de explorador, migrante curioso de ese qué habrá más allá, decido ir al río San Juan que pasa por el lugar haciendo de lindero de la propiedad y me atrevo a desplazarme de piedra en piedra en sentido contrario al desplazamiento de la corriente hasta llegar a una gran roca aposentada en la mitad de las aguas dulces. Decido acomodar las nalgas y me dedico a observar el entorno: un sinfín de maleza que combina diferentes tonos de verde, arboles alrededor, el sonido del caudal del río y sus aguas que chocan con las piedras; es la banda sonora de mi estadía en ese espacio. Varios pájaros amarillos revolotean a cierta distancia y se comunican entre sí con sus cánticos: seguramente advirtiendo la figura de un cuerpo extraño que combina colores como el morado y el zapote; un fulano de gafas que hasta hace poco hace parte del paisaje.

Ellos, los pájaros, mantienen prudente y vigilante distancia, detallan cada movimiento y quizá advierten que yo no represente peligro. Estando metido en ese video contemplativo, llama mi atención un meneo lejano, imperceptible, casi sombrío, y hago esfuerzos para enfocar la mirada. Era una ardilla. Su cola revoloteaba de rama en rama, su textura café a la distancia resaltaba en el follaje y sus orejas altivas de movimientos bruscos y repentinos parecían alertarla de cualquier amenaza. El movimiento de su nariz, que parecían guiños, tenía un propósito claro: olfatear la potencial merienda del día: esa ardilla maravillosa, frenética de movimientos acelerados, es el plus de la recompensa de este viaje y me inspira a cantar y tararear la canción “Astro” que trata de los anhelos, las esperanzas, y las cosas que pedimos al cielo. Me siento congraciado y es por ello que confirmo que los viajes son un insumo adicional que nos brinda la inspiración necesaria para construir historias. Por ello quiero, amigo lector, presentar la experiencia del viaje sonoro que me generó la propuesta musical de Kora Karuna y su producción musical Kosmovisión: ese estado de felicidad entre el viaje y la música.

Los caminos de la vida me ponen frente a frente con su protagonista Gabriel Bass, líder de esta banda. En 2013 llegó a Colombia y se estableció en Tibasosa, Boyacá, donde hoy aún vive con su pareja e hijos. Ha hecho distintas colaboraciones con artistas como Mariposa Solar, Colectivo La Maraka, entre otros.Bass me cuenta que nació en Chicago Illinois USA, y que a través de su formación musical conoce la kora: palabra que fue asignada para bautizar un instrumento de origen africano.
“Combina cuerdas y percusión, la kora es un instrumento de 20 o 21 cuerdas, mezcla de arpa y de laúd de África Occidental. La kora se construye a partir de la transformación del sonido provocada por una cubierta de cuero que puede ser una calabaza para lograr la caja de resonancia, a lo que se le agrega un puente con muescas para transmitir la vibración de las cuerdas sujetas al mástil. El sonido de la kora recuerda el del arpa, aunque cuando se toca de forma tradicional, se asemeja más al estilo de las guitarras flamencas.”


Bass emprendió un viaje hacia otras latitudes. Desde Ashville, USA, llegó a Paraguay, siendo errante turista, viajero y mochilero. Viví todo ese tiempo haciendo música, -me dice Gabriel-, quien recorrió el país interpretando su instrumento. Como contador de historias bautizó su propuesta musical, y lo complementó con el nombre de su instrumento: “Karuna” que es traducido generalmente como compasión; palabra que hace parte del camino espiritual del Budismo y del Jainismo.

Karuna es una de las cuatro reflexiones para la amistad universal —junto con maitri (sánscrito: amor empático, amor), pramoda (apreciación) y madhyastha (equanimidad )— usadas para detener el flujo del karma.

Kosmovisión es el EP de cinco canciones de Kora Karuna. Dentro del contexto de la industria musical sus composiciones han sido tipificadas como World Music, que es el apelativo para música fusión de diferentes ritmos y tendencias. Kosmovision expresa esa unidad dentro de la diversidad, mezcla lo ancestral con elementos contemporáneos, utiliza instrumentos y ritmos de todo el planeta. Cada composición se sumerge en una fusión única de pensamientos, viajes, texturas, vivencias, sensaciones y emociones. Kora Karuna se sirve de la música como canal de narración oral y poesía para expresar mensajes de paz sobre las experiencias vividas en viajes musicales.


Mi viaje a La Vega se alimentó de esta propuesta musical, enriquecedora por la forma tan visceral en que Gabriel interpreta la kora; gracias a esos sonidos majestuosos esa experiencia fue lo que fue: monumental, maravillosa con ardilla incluida que para este escrito fue mi banda sonora. Finalmente, amigo lector, cuando se embarque en un carruaje y asuma el rol de explorador, migrante y curioso cultura; le recomiendo a Kora Karuna: plácido deleite para sus oídos y banda sonora precisa y selecta para sus viajes.




Estas son las redes sociales de Kora Karuna:
https://open.spotify.com/artist/4vL9aOiLueZAfUTTvNmEWW
https://www.facebook.com/KoraKaruna/
https://www.instagram.com/kora.karuna/?hl=es-la
Aquí puedes escuchar su música: YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCNxWY-I5mhoervkIRh8v5Tg/videos
https://www.youtube.com/watch?v=soz_xjLkqhM https://www.youtube.com/watch?v=s1r8O1YXJGw&t=3s
https://www.youtube.com/watch?v=D1NcVjzyoA8&t=2s
https://www.youtube.com/watch?v=O9OvLne1_dc&t=4s
Sitio web:
http://gabrielbass1.wixsite.com/korakaruna





Si tienen comentarios, sugerencias, felicitaciones o reparos sobre esta crónica, o quieren comunicarse con el autor escriban a:
sherpa360producciones@gmail.com
ó contacto@diastematicos.com





*SOBRE EL AUTOR:

JOHN JAIRO ORTIZ MARTÍNEZ

Insistir, persistir y resistir, y volver a insistir; se convierte en mi frase preferida ya que su contenido me define y me motiva. Soy emprendedor por naturaleza, generador de ideas que posibiliten proyectos. Administrador de Empresas de formación, me desempeño como Gestor Cultural y Representante Artístico. Tengo inclinación por la lectura, el teatro, la música, la fotografía y las artes plásticas. Así las cosas he tenido la gran oportunidad de planear y coordinar la realización de exposiciones de arte, fotografía artística y festivales; al igual que la feria de comercio alternativo Pille lo Chusco.
Cachaco y amante del café (coffeecohlic). Detengo el paso cuando veo un anticuario trayéndome la ilusión de poder abrir uno. A la final me podrían considerar un Sherpa, servidor y amigo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad