Especial Días Temáticos Semana de las Artes

El cuarto especial del año está dedicado a las Artes plásticas y visuales #EspecialDTViveLasArtes

Este especial trae una serie de crónicas diarias en donde cada disciplina dialoga, se relaciona o riñe con las artes visuales.
A propósito de la toma de las artes en Bogotá: ferias de arte, Salón Nacional de Artistas y Premio Luis Caballero y manifestaciones independientes.

 
 

Subvertir y disentir

Una manera de resistir la realidad

Como su nombre lo dice El 45 Salón Nacional de Artistas, El revés de la Trama quiere proponer o evidenciar aquellos discursos, prácticas o el trasfondo de narraciones que han sido escondidas, dilapidadas o en la sombra de la historia oficial. Lo que sale a la luz ha sido por décadas lo que entendemos, escuchamos, apropiamos y apre(he)ndemos de la historia. La visión que tenemos de la realidad muchas veces es la “diplomática” o la “normal” y vamos viviendo con ella y asimilándola poco a poco, como si se tratara de “la verdad”.
Pero muchas veces he pensado que esos fenómenos que creemos “realidad” (¿qué es la realidad? es una pregunta realmente filosófica, puesto que nominalizamos lo “real” arbitrariamente, adjudicamos sentido a lo material de una manera prejuiciosa mediada por el lenguaje y sus formas, vamos significándola a través de la experiencia y la explicación; pero que eso sea “realmente” lo que percibimos de la naturaleza, pues vaya uno a saber (el amarillo tal vez no sea amarillo) -aunque eso es harina de otra discusión-) son más bien otros -los no contados oficialmente- y esos "verdaderos" son -más bien- una ficción que nos inventamos día a día para poder vivir y sobrellevar el mundo. Una realidad que puede ser cuestionada, que puede tener su dorso, su contrario y a la cual, podemos cuestionar también día a día. Y entonces, la historia se vuelve otra -mil historias- y ergo, ¿a quién le creemos y qué validamos?





El sábado 14 de noviembre se inauguró la versión 45 del Salón Nacional de Artistas. Un salón que es más bien una vitrina de las artes o un evento enmarcado en la exposición de lo que se está produciendo a nivel plástico y visual en el país. Un salón que "en teoría" haría parte de un discurso del Estado, organizado y liderado por sus instituciones y que tendría orgánicamente un discurso oficial; pero que -al menos por lo planteado desde su guión curatorial- se permite reformular lo establecido, precisamente desde la práctica y la reflexión artística y que al mismo tiempo plantea una apertura en sus planteamientos y propone pensarse desde sus tuétanos (vamos a ver qué resultados, tensiones, críticas y vestigios deja en la historia oficial del arte colombiano).

 

En el marco de este Salón se presenta en la Galería Santa Fé la curaduría del grupo TRansHisToRia: Contrainformación. En ella se evidencian prácticas y obras que narran lo no dicho oficialmente, o esa otra mirada a las estructuras establecidas, tanto política como culturalmente y que en manos de las creaciones de artistas diversos trastocan la narración oficial de esas “realidades”, que se han impuesto a través del tiempo, mediante ideologías o paradigmas y que se instalan como “la” forma de ser o existir en “la realidad”.

Los productos de esas prácticas culturales evidencian una manera alterna de ver historias oficiales, impuestas sistemáticamente y a través de estructuras de poder que regulan las visiones, actuaciones, dinámicas y estructuras profundas que nos constituyen contemporáneamente. Dentro de esos discursos indudablemente se instala la Cultura Visual y del Espectáculo, la política liberal y neo-liberal, el sistema capitalista y el discurso homogeneizante de los géneros, la imposición del poder a las colonias (colonialismo) y la imposición de economías extractivas basada en la promesa del progreso y la evolución del ser humano. Frente a ellos y como manera de resistencia los otros relatos de alteridad, contraposición y resiliencia hablan como increpando, yuxtaponiendo y cuestionando, pero también reformulando y resignificando. La resistencia social y ciudadana también se encuentra allí, atraviesa el tejido constante y problemático que nos une.

El revés de la trama se logra desdoblar completamente. Hay algo interesante que logro percibir en el conjunto de prácticas escenificadas y es que plantean una manera de visibilizar las luchas campesinas, guerrilleras, indígenas, feministas, LGTBI, de líderes sociales y de manifestaciones u otros movimientos de resistencia territorial ante el gran relato del posmodernismo, el progreso y la homogeneización liberal. Algunas obras hablan con mayor contundencia que otras, algunas insinúan desde una sensibilidad sutil y otras con mayor fuerza pero sin tanta intensidad.

 

Recordaré una con vigor y permanencia. La bella representación gráfica de los movimientos insurgentes nacidos en los años 60´s: reuniones de líderes políticos y rebeldes, movimientos campesinos, mujeres guerrilleras, obra de Gabriela Pinilla; otra, basada en los mapas orales que dibujo un artista para registrar la historia del territorio campesino, de Victor Javier Bonilla; otra de la resistencia de los grupos y el homenaje a Temístocles Machado, obra de Liliana Angulo. Otra bellísima, los dibujos de los niños de Tumaco, el día del paro cívico.
Una, imperdible, -Subrepción, de Diego Hernández, se ubica casi hacia el final de la exposición: logra expresar ese sentido de trasfondo y visibilización de lo opuesto o lo oculto, propuesto por el marco general del 45 SNA y la curaduría Contrainformación: las estampillas oficiales usadas para el correo y para la difusión publicitaria dentro del discurso de la nación o lo patriótico se encuentran evidenciadas en el cuadro; al mirarlas de cerca la figura de la Casa del Florero, los indígenas de Puracé y una imagen de la famosa musa paradisíaca sobresalen en el lienzo; al acercarnos, dibujados a lápiz, vislumbramos los contextos reales de esos clichés: la Retoma del Palacio de Justicia por parte de Policía y Ejército; el asesinato de un indígena Puracé a manos de un grupo armado, la masacre de las bananeras y las imágenes de paisajes idealizados del trópico, intervenidos y puestos al servicio del progreso. Subrepción, 2015 desestabiliza las imágenes de la cultura dadas por la publicidad, en este caso por la filatelia, desmonta el discurso nacionalista y contrapone la simplicidad de esa “realidad” presentada a la realidad coyuntural del territorio colombiano.

 
 
 
 
 
 

45 SALÓN NACIONAL DE ARTISTAS, EL REVÉS DE LA TRAMA

Este año, y luego de 15, vuelve el Salón Nacional de Artistas a Bogotá. Y viene recargado. Son alrededor de 12 espacios, que se expanden al espacio público, espacios independientes e instituciones; 9 curadurías temáticas, que proponen una mirada amplia, crítica y participativa a lo que se está produciendo, pensando y cuestionando desde el arte en Colombia; programación diversa y espacios inesperados como la curaduría Pastas el Gallo en una antigua fábrica de pastas en la Plaza España de Bogotá; y eventos que se toman los principales espacios de arte en la ciudad. El Salón Nacional de Artistas es un evento que se creó en 1940 y pretendía congregar lo que se estaba haciendo en el país, circular y promocionar las artes plásticas y visuales. Ha tenido todos los enfoques posibles y ha vivido tensiones, críticas y replanteamientos importantes con respecto a la exposición de los artistas, la evolución de las artes y el apoyo que se le ha brindado a la creación.
Lo invitamos a explorar las propuestas de las 9 curadurías en la pagina 45sna.com/45sna hacer un recorrido, lanzarse a caminar y comprender la ciudad desde sus espacios de arte. El revés de la trama plantea esa otra mirada, lo opuesto, el reverso o contrario. El 45 SNA cuenta con más de 150 artistas, que transitarán por distintos medios: exposiciones que condensan investigaciones curatoriales de larga data. página web como plataforma para las prácticas artísticas que se transforman y enriquecen lo que sucede en los espacios donde nos movemos.publicaciones (los cuadernos y los libros del revés) que circularán por el país.acciones, performances y manifestaciones que cuestionan los sentidos que normalmente se atribuyen a ciertos lugares y objetos. espacio-residencia que será habitado y transformado por distintos colectivos. laboratorios, conversaciones y conferencias, enriquecidas por la práctica del performance. programa de radio. área educativa que abre el salón a los artistas educadores, para crear grabaciones por el centro de Bogotá, conversaciones y procesos de experimentación que tejan tramas del revés.

Lo invitamos a revisar nuestras sugerencias de ferias, exposiciones e iniciativas artísticas en: http://diastematicos.com/2019/09/bitacora-para-el-flaneur-bogotano/
 
 


 

Las imágenes de esta crónica fueron tomadas en la exposición Contrainformación, en el marco del 45 Salón Nacional de Artistas.



Los comentarios están cerrados.

Publicidad