VIERNES DE LECTURA


Gran parte del día lo invertimos, lo gastamos o hasta lo desperdiciamos, por qué no, en leer. Desde que nos levantamos estamos en busca de nuevos textos: informativos, satíricos, entretenidos, etc. La mayoría de estas lecturas no dejan más que la sonrisa o el disgusto del instante, sin embargo, por más trivial o insignificante que sea lo que leemos siempre dejará una huella, nos trasformará y, en gran medida, nos definirá. Leer es un gusto que representa nuestra libertad: leemos para evadir, para conocer, para encontrarnos con aquello que nos gusta, nos interesa, nos apasiona o nos hace sentir increíblemente bien. Por eso en Días Temáticos el viernes es de lectura, porque es el día en que volvemos a respirar con una sonrisa, el día en que nos encontramos con lo que queremos, el día que nos libramos de la corbata y los tacones para ir a bailar o simplemente nos arrunchamos con alguien especial. La lectura es libertad, el viernes es libertad!


Bienvenidos al Viernes de lectura.


  • A través de su periplo por Europa Pedro Juan, el escritor, pero también el ser humano, se ve envuelto en un cúmulo de situaciones en las que siempre aparece como vértice la escritura. No podría asegurarse que el amor ronde sus aventuras, pero si un desenfreno por vivir la existencia con la fuerza y el aguante que solo un estoico puede oficiarse. La frugalidad está en el desapego de todo aquello que aparece a su alrededor y que desde siempre sabe que no le pertenece.

    Leer más

  • Lo escribieron Lewis y Roth, lo reflexionaron Saramago y Coetzee, lo avizoraron Abatte y Roncagliolo. Pero como si de la pobre Casandra se tratara, no les creímos, seducidos como estábamos con la idea de que aquellas distopías sociales relatadas por las escritoras no tendrían cabida en nuestros mundillos del vox populi vox dei

    Leer más

  • ¿De qué trata la obra? Realmente no lo sé. De una habitación circular en un castillo antiguo en cuyo centro se eleva, sobre un sepulcro, un ataúd con una mujer de blanco que tres mujeres velan. ¿Y del marinero? No lo sé, tan solo se menciona en una parte. ¿Y de los multiuniversos? No lo creo, son solo esbozos.

    Leer más

  • En homenaje a los líderes y lideresas sociales, defensores y defensoras de derechos humanos asesinados en Colombia, en especial a las familias que compartieron conmigo sus historias literarias.

    Leer más

  • Si bien la revolución poética de William Blake instituye un ataque frontal a las leyes morales y a la expropiación de la voluntad, por medio de la imposición de código; la propuesta de la voluntad de poder del filósofo alemán se enfoca en un objetivo paralelo, denunciar cómo la sumisión de la tradición occidental hace que el hombre se sustraiga de su condición de soberanía bajo el manto de las promesas y bondades que recibirá cuando deje este mundo.

    Leer más

  • Este último libro, el cuarto dentro del decálogo de ficción que tiene Copi, es una novela corta, epistolar y fabulada, una que, contrario a las de Esopo, La Fontaine, Samaniego y demás fabulistas con las que crecimos las generaciones pre-Nickelodeon, se me antojó inmoral, psicótica, obscena, violenta, imprevisible, transgresora, alucinada, censurable, impía, pedófila, abrupta, iconoclasta, despiadada, apocalíptica, hereje, pornográfica, irreal, festiva, rabiosa, ilegal, excremental y delirante. En una palabra: ¡fabulosa!

    Leer más

  • Si bien la revolución poética de William Blake instituye un ataque frontal a las leyes morales y a la expropiación de la voluntad, por medio de la imposición de código; la propuesta de la voluntad de poder del filósofo alemán se enfoca en un objetivo paralelo, denunciar cómo la sumisión de la tradición occidental hace que el hombre se sustraiga de su condición de soberanía bajo el manto de las promesas y bondades que recibirá cuando deje este mundo.

    Leer más

  • La verdad es que salí de aquel local en silencio y con las manos vacías: no hallé ni las crónicas de Dylan, ni los poemas de Morrison, ni las novelas de Cave, ni las memorias de Smith, ni las reflexiones de Solari. Era una librería y no una tienda de discos, en efecto. Lo que olvidó mencionar el viejo es que, así como el rock no nació siendo música, tampoco nació siendo literatura, pero eso no evita que lo sea.

    Leer más

  • El doble, la segunda novela de Dostoiewsky , aquella en la que cuenta la historia de Yákov Petróvich Goliadkin, un tipo ni muy inteligente ni particularmente tonto, ni millonario ni pobre, ni del todo amable pero tampoco antisocial; simplemente un gris burócrata como tantos en la San Petersburgo imperial.

    Leer más

  • El doble, la segunda novela de Dostoiewsky , aquella en la que cuenta la historia de Yákov Petróvich Goliadkin, un tipo ni muy inteligente ni particularmente tonto, ni millonario ni pobre, ni del todo amable pero tampoco antisocial; simplemente un gris burócrata como tantos en la San Petersburgo imperial.

    Leer más

  • «En el idioma abjasio —escribió Daúr Nachkebia— la palabra “guerra” significa “asesinato mutuo, una definición cruel pero honesta, sin matices paliativos (…) que se remonta a una época en la que el ser humano llamaba las cosas por su nombre».

    Leer más

  • El tiempo y las librerías permitieron que refinara mi sistema de curaduría literaria; aprendí a reconocer en cierto tipos de portadas las promesas de una buena o mala edición, de una decente o mediocre impresión, de una acertada o desatinada traducción.

    Leer más

  • Leer Yugoslavia, mi tierra, de Goran Vojnović, es recordar lo que se siente vivir en un país en guerra sin tener que padecerla directamente, es acordarse de que tan solo se fue una víctima tangencial, pero que esta igual se las ingenió para joderte; es evocar a aquellos seres queridos que sí que la sufrieron, que se atrevieron a contarla sin romantizar y que en más de un sentido se quedaron atrapados en ella.

    Leer más

  • Leer Yugoslavia, mi tierra, de Goran Vojnović, es recordar lo que se siente vivir en un país en guerra sin tener que padecerla directamente, es acordarse de que tan solo se fue una víctima tangencial, pero que esta igual se las ingenió para joderte; es evocar a aquellos seres queridos que sí que la sufrieron, que se atrevieron a contarla sin romantizar y que en más de un sentido se quedaron atrapados en ella.

    Leer más

  • Casiari no es un escritor-narrador de historias intrincadas; es un hombre gordo que se aburre como ninguno en las fiestas de bodas…

    Leer más

  • Las bibliotecas son organismos vivos: se expanden, se contraen e incluso sobreviven a sus usuarios. Cada una —es justo decir— tiene su propia personalidad. La mía, como descubrí no hace mucho, es machista….

    Leer más

  • Las bibliotecas son organismos vivos: se expanden, se contraen e incluso sobreviven a sus usuarios. Cada una —es justo decir— tiene su propia personalidad. La mía, como descubrí no hace mucho, es machista….

    Leer más

  • Las bibliotecas son organismos vivos: se expanden, se contraen e incluso sobreviven a sus usuarios. Cada una —es justo decir— tiene su propia personalidad. La mía, como descubrí no hace mucho, es machista….

    Leer más

  • Por eso me vino a la mente «Instinto de supervivencia», aquel texto que que contiene nueve obras de teatro producidas en la Clínica de Dramaturgia de Bogotá en 2017. Yo fatigué mi brazo como buen lector de bus, sentado o de pie y comenté…

    Leer más

  • Todos morimos inevitablemente. Para poder morir hay que haber nacido y, como algo normal, muchas muertes quedan sumergidas en el maremágnum del olvido, de los recuerdos borrosos, de la desmemoriada mirada hacia el pasado que inclemente siempre termina por convertir en nada lo que en algún momento fue, el aquí y el más allá son separados por un último suspiro, por una última palabra, por el aliento que se desvanece.

    Leer más