De cine y animación

El poder del asombro...

AUTOR: Antonio Moreno Q.

FECHA DE PUBLICACIÓN: 06-02-2017

 

El poder de asombro…

 

– “Sigues obsesionado con Kenny Clarke y Thelonius Monk. Fueron revolucionarios. ¿Cómo vas a ser revolucionario si eres tan tradicionalista? Te aferras al pasado, el jazz habla del futuro.”

 

Hago una confesión sin pudor: no me gustan los musicales. Ya sé, para algunos de ustedes puedo parecer un obtuso comentarista de cine o un remedo de crítico. Sin embargo, mi afán en esta oportunidad no se centra en revisar cuán difícil me resultó ver una película o lanzar una diatriba respecto de lo que ocurre o deja de ocurrir en tal o cual producción cinematográfica. Hoy me centro en la experiencia que viví cuando me fui con ojo de pseudointelectual del séptimo arte a “revisar” la película más reciente de Damien Chazelle; lo hago amparado por el velo de la crónica…

Ingresé a la sala de cine procurando evitar esos prejuicios; aunque supuse que la mayoría del tiempo me encontraría con diálogos musicalizados, con excesivos bailes y coreografías telegrafiadas o predecibles. No se imaginan cuán lejos estaba de todo eso; entre otras cosas, porque Chazell hace una apuesta arriesgada, asunto que ya había demostrado con Whiplas (2014).

En ese sentido La La Land (2016) se convierte en un espectáculo que combina lo mejor de la vieja escuela en términos de producción, con una historia simple, lo que no la hace menos interesante. Frente a lo anterior, el valor fundamental de la cinta radica en que su director y guionista hace de la ciudad de Los Ángeles no solamente un telón de fondo o un escenario para el lucimiento de los protagonistas. Por el contrario, emplea los lugares más significativos y reconocidos de la industria, ubica su lente de manera magistral y hace un bellísimo recorrido que sumerge al espectador en una conjura de sensaciones multicolor.

Por otro lado, la producción se encarga de hacer que el cinéfilo experimente el verdadero significado del disfrute musical. Las canciones que componen el sundtrack ofrecen matices que derivan en la mayoría de los casos en piezas de jazz bien ensambladas. Inclusive se hace una muy aguda y acertada crítica a quienes por desconocimiento o prepotencia desdeñan este fundacional género musical.

Respecto de otros asuntos también agradables, la película hace intertextualidades estupendas, entre las que se pueden enumerar Greese, West Side Story, Singin` in the rain, Boogie Nigths o Moulin Rouge, por enumerar solamente algunas de ellas. Eso sí, no se pueden perder la primera escena, es simplemente alucinante…

Finalmente el reparto. Con una puesta en escena que los ha catapultado como la pareja actoral de moda, Emma Stone y Ryan Gosling reivindican el gusto por el arte del performance. Lo que logaron con un riguroso entrenamiento en danza, solfeo y canto; vale la pena un reconocimiento especial a Gosling, quien tomó clases de piano para hacer más realista su actuación. Esto se complementa con la aparición de bailarines y un par de bandas de jazz con lo mejor de su repertorio. En suma, La La Land hace gala de su estilo y de los elementos propios del musical hollywoodense.

 

Dos colofones para este relato. El primero, desde su estreno la película y sus actores han triunfado en todos y cada uno de los festivales de cine y galas de premiación en las que se presentó. Empezó en el Festival Internacional de cine de Venecia, sus triunfos incluyen el festival de cine de Toronto, los premios de la crítica cinematográfica, los del sindicato de actores, la más reciente entrega del Globo de Oro; lo que le deja la envidiable suma de más de treinta premios conseguidos. Ahora se enfrenta a la versión número 89 de los premios Oscar de la Academia en donde tiene 14 nominaciones. Es casi seguro apostar que será la ganadora de la noche.

El segundo colofón: comprendí que definitivamente las apuestas aparentemente sencillas son las más difíciles; lo digo por lo que logró Damien Chazelle con su nueva película. Por otro lado, reafirmé que lo mejor para disfrutar del cine es despojarse de los prejuicios y llegar a la sala con la mente abierta y el espíritu dispuesto a dejarse sorprender. Por lo menos a mí me funcionó en esta oportunidad.

 

 

P.S. Compartiré con ustedes mis apreciaciones acerca de las otras películas nominadas al premio a la mejor del año en los Oscar durante los siguientes espacios que amablemente me han abierto mis buenos amigos de Días Temáticos.  

 

Para saber más:

IMBD: http://www.imdb.com/title/tt3783958/

Filmaffinity: http://www.filmaffinity.com/es/film689956.html

Sitio oficial: http://www.lalaland.movie

 

 

DEL AUTOR: Antonio Moreno Q. es Licenciado en Español – Inglés de la Universidad Pedagógica Nacional, Magister en Literatura Hispanoamericana del Instituto Caro y Cuervo, Maestro de literatura, investigador en pedagogía y didáctica;  curioso por el cine, el arte y el futbol en todas las categorías y formatos.

Contacto: amorenoquiroga@gmail.com

Twiter: Amoreno @amorenoquiroga

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com