De Lectura

¿Es un retorno o un atasco en este mundo?, pobre alma.

AUTOR: Carlos Andrés Manrique

FECHA DE PUBLICACIÓN: 23-07-2016

 ¿Es un retorno o   un atasco en este mundo?, pobre alma.

 

En un momento particular durante mis estudios de maestría, me empezó a embelesar la idea de la corporalidad dentro de la narrativa, de allí que se convirtiera en el eje transversal de mi tesis. Encontrar los rastros de carne y hueso que se desprenden de la voz de quien cuenta una historia empieza a ser una ambición (o manía) que se dispara en el momento en que me encuentro con un relato, es una tarea que sin objetivo aparente me lleva a descubrir la composición de esa forma que no es solo cabeza tronco y extremidades sino que constituye la convergencia de una realidad (narrativa) física y etérea, la interacción de ese ser con el entorno y el quiasmo (ser fenoménico y conciencia encardada) que desdibuja las fronteras entre el cuerpo y el mundo.

Grande fue la sorpresa que me llevé al encontrar que  “El retorno”, de Roberto Bolaño,   traería problemas a mi habitual empresa; es que la historia no me la contaba un cuerpo sino un fantasma, entonces, ¿de dónde demonios le saco la conciencia encarnada a una voz que no tiene carne, o mejor, una conciencia que se escindió de una carne que yace inerte en una morgue en espera de una singular experiencia? Tamaño reto el que me propuso esta historia.

Decidí refugiarme entonces en el juego que propone esa voz que cuenta cómo un alma se puede preocupar por el destino (si es que los cadáveres lo tienen) del cuerpo que la contenía, una experiencia de vida después de la vida que propone la jornada de un alma que se ancla en la vigilancia del envase que la contuvo y no se dirige hacia el túnel de luz con el que estamos acostumbrados a relacionar las experiencias mortuorias.   

Sabía entonces que el narrador estaba muerto, pero también otro pequeño detalle, que Jean-Claude Villeneuve era necrófilo, luego empecé a atar cabos. Si bien había otros personajes a los cuales podía aplicar mis consabidos raciocinios relacionados con la corporeidad, esa alma divagante atascada en el mundo me atraía, sobre todo si me indicaba que había un famoso diseñador parisino quien disfrutaba de los placeres que se podía oficiar  con  la “complicidad” de un cadáver.

La voz de ese espíritu que cree que todavía hace parte de este plano material es el componente que otorga magnetismo al narrador. Habla de las cosas más terrenales, de las circunstancias en las que acaeció su deceso, de la mujer que le atraía,   del trayecto de su cuerpo a un lugar desconocido y de su angustia al ver hacia qué usanza enfermiza era conducido ese montón de tejidos, huesos y órganos que hacía unas horas eran su recipiente. 

Al mejor estilo de la película “Ghost” (La sombra del amor, traducida infamemente al español en Colombia) nuestra alma narradora se encuentra inmersa en la angustia del alma en pena, y se identifica en parte con el guion, ya que también vio la película en vida, y por esas cosas del azar cósmico, a falta de una pseudo médium, Oda Mae Brown (Woopy Woldberg en el filme),  encuentra que el único que puede escucharle es ese viejo y depravado diseñador necrófilo quien después de erotizado con su cuerpo termina aterrorizado con su voz.

Esta es una historia para deleitarse en una sola sentada, como exigiera Poe en sus comentarios estilísticos sobre el cuento, que conjuga de forma ingeniosa aquel dilema de la existencia, la vida en el más allá, con una práctica sexual de las más extrañas en lo que catalogamos como aberración. El cuento está compilado en el libro “Putas asesinas” (compactos Anagrama 2005), o lo pueden leer en  https://estoespurocuento.wordpress.com/2013/09/10/roberto-bolano-el-retorno-cuento/

Roberto Bolaño fue un escritor chileno nacido en 1953, murió en Barcelona en 2003.

Su obra ha gozado de gran reconocimiento no solo en Latinoamérica sino alrededor del mundo. Fue gestor del “infrarealismo” posteriormente llamado “realismo visceral” que es el lineamiento estilístico que redunda en una de sus obras más conocidas “Los detectives salvajes”. Bolaño exploró la lírica, la novela, la narrativa y la crítica. 

Sobre el cronista:

Carlos Andrés Manrique es profesor de literatura anglófona y de lengua Inglesa. Es licenciado en Español – Inglés y magister en Literatura. Cursó estudios en Literatura e historia norteamericana, asuntos culturales y desarrollo de currículo    al haberle sido otorgada una beca del departamento de estado Norteamericano.

https://estoespurocuento.files.wordpress.com/2013/09/1140845.jpg

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com