De Escena

Teatro, podcast y pandemia

AUTOR: W. Julián Aldana

FECHA DE PUBLICACIÓN: 30-07-2020

 

 

 

Seguro LectEr, como tú, muchas personas añoran los tiempos prepandémicos en que se podía ir a teatro. Momentos flamantes en los que llegabas a La Maldita, o a La Candelaria, o al Gabriel García Márquez, el original -como aclaran ellos-, o a La Sala, o al Petra, o a Ditirambo, o al Libre o a L’Explose… Pagabas la entrada y aprovechabas para comer una empanada o una arepa o un sándwich o tomar un canelazo o una cerveza o un café o un té; a veces hasta un vodka o un whisky. Veías además, a esta actriz o a aquel actor, o a esa directora o al director éste. Coincidías incluso con personas del público con las que nunca hablabas, pero con las que te reconocías y había un gesto que no saludaba, pero que delataba la concordia y el gusto por las artes escénicas.

 

Hacía parte de ir a teatro, la espera, la aglomeración, la incomodidad o la comodidad de las sillas, el silencio al comenzar, la tensión de las tramas, la risa por escenas geniales, los aplausos, las palabras de alguna director que emocionada o intimidado -quién lo creyera- agradecía a su equipo y a nosotros por sentarnos a ver las cuitas de los personajes. Hacía parte LectEr de todo esto el olor a teatro y al teatro. No sé si lo has notado, pero las salas de teatro tienen un olor particular que diverge entre el moho de los trastechos, el polvo en el telón, el polvillo del maquillaje, el calor de la indumentaria, el humor de los que están contigo en el público; el vapor de la puesta en escena, la exhalación del trabajo del director, el aliento de cada movimiento y cada gesto de los actores, el aroma de quienes montaron el escenario.

 

¿Extrañas eso LectEr? Yo lo extraño como lo han de extrañar quienes viven de estas artes. Pero la pandemia nos ha obligado a cambiar muchas prácticas y mientras solucionamos y adecuamos las salas o los protocolos de asistencia del público, y mientras las vacunas comienzan a ratificarse efectivas y a ser distribuidas y aplicadas, algunos artistas escénicos han ideado formas de llegar al público. Por eso LectEr, hoy quiero contarte de cinco podcast realizados en Colombia relacionados con el mundo teatral. El orden es realmente aleatorio, use una ruleta virtual que a veces uso en mis clases.

 

El problema fundamental. Teatro Petra.

El problema Fundamental, Teatro Petra.
"El Problema fundamental".
Podcast producido por Teatro Petra.
Bogotá.

 

 

Un día me apareció en el menú de la aplicación de podcast un recuadro amarillo claro con un micrófono de mesa de esos que parecen viejos, formando la P de la palabra Petra. No reconocí de inmediato en la esquina superior derecha el logo de los dos pugilistas de traje elegante, imagen representativa del teatro fundado por Fabio Rubiano

y Marcela Valencia. Luego vi que debajito decía El Problema Fundamental. Comencé a sospechar. Hice click y me encontré con el piloto “Teatro en Pandemia”, hice click nuevamente y “Hola, hoy es sábado 25 de abril, soy Sandra Suárez / Hola soy Fabio Rubiano. Este es: El problema Fundamental”. Y mientras me afeitaba me quedé escuchando a estos dos hablar de Shakespeare, Macbeth y su Lady, Romeo y Julieta y la peste, El Rey Lear; el ingenio de aquel dramaturgo inglés que escribió durante pandemias y no pandemias; y de las políticas culturales actuales que aunque con buenas intenciones, son insuficientes para considerarse un apoyo verdadero al teatro. Este piloto refiere el curioso allanamiento que alguna vez le hicieron al teatro La Candelaria, en el que decomisaron 30 rifles de madera de utilería. El programa es mucho más interesante, pero no te cuento más, para que lo escuches.

 

 

Este podcast es publicado cada sábado. El primer de ellos fue el 25 de abril y desde entonces no han fallado a la cita semanal. Yo ya cogí de costumbre cada domingo, mientras disminuyo la longitud de mis escasas capilaridades craneales y reduzco el largo de mi barba cada vez más gris, escuchar a Sandra y Fabio hablar de teatro. Los temas han sido, por ejemplo, crítica de obras como Romeo y Julieta y Edipo, el rebusque del teatro colombiano, situaciones de trasescena, asuntos de comedia y drama, acoso en el teatro, y aspectos históricos del teatro en los siglos XVI y XVII. Este podcast cuenta con la Franja popular comercial, un espacio publicitario con “cuñas” realizadas por el Teatro Petra. A partir del segundo episodio fue necesario aclarar que esta franja publicitaria “es un espacio real… para que pequeñas empresas… pauten aquí”. Quizá, supongo, por el tono un tanto humorístico y teatral de estas cuñas radiales. No se lo pierdan.

 

Puedes escuchar este podcast en la aplicación de Apple o en  https://www.spreaker.com/show/el-problema-fundamental

 

 

Con ella sí. Citrino Teatro.

Logo de Con ella sí.
"Con ella sí".
Podcast producido por Citrino Teatro.
Medellín.

 

Como dice el dicho “el que anda entre pandemias sale contagiado”. Es otra forma de decir que el que anda escuchando podcast de teatro, resulta sabiendo de otros podcast. Imagino que el algoritmo de la aplicación, relacionó mi recurrencia e hizo aparecer en mis posibles gustos una ilustración a blanco y negro: una mano blanca se cruza con una mano negra. Las manos son delgadas y tienen dedos en punta. En cada muñeca hay un trazo blanco delgado que me hace pensar en una pulsera; sacos floridos contienen cada antebrazo. Hice click, entré a la escena 1 dispuesto a escuchar una breve pieza teatral. Pero experimenté cierto desconcierto porque tras unas campanas clericales y el aliento de una persona comienza a cantar un hombre. ¿Esto es un podcast de teatro o una canción? Sin embargo, me quedé escuchando, luego entra una voz de mujer en la canción y pronto hacen duo con el hombre. Así que la canción es una conversación entre dos personajes que hablan del futuro juntos hasta que, de repente, la música se corta porque escuchamos unos tacones que se alejan corriendo y el hombre pronuncia el nombre de la mujer: “Adelaida”. 

 

Sólo ahí comprendí que Con ella sí es una obra de teatro musical, cuyo tema está acorde a los problemas contemporáneos sobre el gusto y el amor entre personas sin importar si se ama a ella o a él. De modo que el desconcierto tuvo un desenlace feliz, porque, al menos en Bogotá, el teatro musical no tiene todavía tanto despliegue. Con ella sí es una obra que sigue en construcción y cada domingo publican una escena nueva conformada por una canción y algunos diálogos breves que nos permiten conocer la evolución de la historia; son capítulos cortos que, siempre te dejan con ganas de más. Este podcast tiene un equipo de cerca de 30 personas entre escritora, actores (Calo Mesa), actrices (Isa Mosquera y Lali Solórzano), productora, novios bateristas que ayudan a crear en el closet un estudio de grabación, músicos y personas que hacen un magnífico trabajo de edición. La obra es producida por Citrino Teatro, creado por las hermanas Catalina y Lali Solórzano Martínez. Han montado otras obras con música original como Luz de navidad y Con ella sí, y en 2019 produjeron Rent el primer montaje oficial licenciado de Broadway en Colombia

 

 

Puedes escuchar este podcast en la aplicación de Apple o en  https://www.spreaker.com/show/con-ella-si

 

 

 

 

Cuentos cortos. CaliTeatro.

 

Logo Cuentos cortos.
"Cuentos cortos".
Podcast producido por Cali Teatro.
Cali.

Cali Teatro ofrece “cuentos tradicionales narrados por los actores de la compañía para disfrutar en familia”. Desde el logo del podcast podemos inferir el carácter de su propuesta: un libro abierto con las hojas en movimiento libera colores alegres con forma de estrella, corazones, flores, chispas, gotas… tonos pastel verde, rosa, uva, rojo y amarillo. Y en blanco el título Cuentos cortos y el logo de Cali Teatro. De modo que en este podcast encontraremos cuentos como Hansel y Gretel, Juan sin Miedo, El flautista de Hamelin, La princesa y el sapo, y a fecha de hoy, Los músicos de Bremen. La producción recuerda los montajes de obras teatrales para niños, con voces legendarias como aquellas de brujas, princesas, ancianos, jóvenes, gobernantes codiciosos… Y la espectacular voz del sapo que, por lo menos a mí, me hacía imaginar claramente a uno de esos anfibios de piel áspera, boca grande y ojos enormes que croan y croan en lagos y regiones anegadas. Por lo pronto, todos los cuentos, como puedes ver LectEr, son de los Hermanos Grimm; me gustaría escuchar e imaginar a Simón el bobito, o a Rin Rin Renacuajo, o a otro personaje de Rafael Pombo u otros más de Yolanda Reyes, Jairo Aníbal Niño, o Lygia  Fagundes Telles. De modo que si quieres cuentos cortos para escuchar en tus ratos libres durante 10 0 20 minutos, esta es la opción correcta.

 

Cali Teatro fue fundado en 1989 y en la actualidad es dirigido por Álvaro Arcos. El repertorio de obras que ha montado esta compañía es amplísimo, desde tragedias como Los siete contra Tebas y Electra, pasando por obras infantiles como Ricitos de oro y Cascanueces, hasta clásicos mundiales como Madre Coraje, y La cantante calva. Cali Teatro en tiempo no pandémicos también ofrece talleres de orientación artística, danza, teatro y música; de modo que ofrecen al público una experiencia artística y cultural desde la ficción y la experiencia artística.

 

Puedes escuchar este podcast en la aplicación de Apple o en  https://www.spreaker.com/show/cuentos-cortos_5

 

 

 

Radio Teatro. HJCK.

 

Logo Radio Teatro
"Radio Teatro HJCK".
Programa radial ahora en podcast, producido por la emisora HJCK.
Bogotá.

Recuerdo que en los tiempos en que la televisión colombiana hacía una pausa en la tarde después de la novela que seguía al noticiero, el ruido blanco del televisor se hacía insoportable. Era tiempo de prender el radio. Entonces, la señora Teresa, mi madre, nos pedía sintonizar algún programa: quizá la radionovela Kaliman, o los chistes de Montecristo. En ese trasegar de la perilla del radio, a veces pasaba por la HJCK, pero no me quedaba nunca en esa extraña música clásica. Años más tarde, encontré que esta emisora transmitía por internet. En las noches de escritura de mi monografía de maestría, me acompañé de alguno de sus programas. Años más tarde, mientras escribía mi tesis de doctorado, me hice fanático del espacio de música barroca de la mañana y de la noche y allí encontré el gusto por esta época musical que me acompaña hasta hoy.

 

El objetivo de esta emisora radial siempre fue llevar la “alta cultura” al público. Su eslogan fue “HJCK el mundo en Bogotá” y con frecuencia también se escuchaba “una emisora para la inmensa minoría”. Pues esta emisora fundada en 1950 por intelectuales como Eduardo Caballero Calderón y Álvaro Castaño Castillo, además de otros aportes culturales fundaron la franja “Radio teatro”, en la que adaptaban grandes clásicos de la literatura. El podcast tiene un total de quince obras, interpretadas por actrices legendarias como Chela del Río, Alicia de Rojas, Ana del Val, y actores como Darío Valdivieso y Héctor Rivas. Hay otros más, que te los dejo LectEr para cuando entres a escuchar algunas de sus obras. La mayoría de obras pasa de los treinta minutos, larga para las costumbres actuales del hartazgo por lo que pasa de tres minutos. Sin embargo, si eres un amante de los clásicos, no puedes dejar de entrar a este podcast. Mientras escribo este texto, sigo la trama de La Metamorfosis, adaptada en 1961 por Bernardo Romero Lozano. Entra LectEr y disfruta de Cuento de Navidad, El viejo y el mar, Spartacus, Las moscas, Antígona

 

Puedes escuchar este podcast en la aplicación de Apple o en  shorturl.at/hqxyS

 

Las profecías de Nostrabamos. Triángulo teatro.

 

Logo Podcast Triángulo Teatro
"Las profecías de Nostrabamos".
Podcast producido por Triángulo Teatro.
Medellín.

Desde el nombre de este podcast no pude menos que esperar programas de corte gracioso. En la imagen vemos a un hombre vestido con traje a lo Miguel de Cervantes, fumando una pipa con “algo” que le pone los ojos rojos; tiene además unos audífonos y, sobre la mesa, un teléfono celular, un micrófono y una agenda de notas. Pues al escuchar algunos de los podcast encontré asuntos graciosos y no al tiempo. La producción de los capítulos tiene algunos efectos de comedia como cortinillas hilarantes, sonidos típicos de gaps de cine mudo, flautines desafinados y voces grabadas diversas que le dan un definitivo toque divertido. En contraste, los temas que tratan son serios indudablemente: el teatro en pandemia, Shakespeare o Marlowe; las madres en la dramaturgia en diferentes épocas del teatro o la GayPride. Si tienes menos tiempo LectEr, pero quieres escuchar estos temas a la luz de la critica teatral, Las profecías de Nostrabamos es lo tuyo: los podcast son cortos, la mayoría de ellos no pasa de los cinco minutos; el más largo es de 22.

 

Con el paso de los programas el nivel de crítica es más contundente y si bien la pretensión no es la del expertísimo académico - como ellos advierten -, queda claro que quienes producen el programa tienen un conocimiento importante del teatro y de la historia del teatro. Los programas son producidos por Triángulo Teatro, del cual, infortunadamente, no he podido saber mucho. Sé que están en Medellín y han producido anteriormente una obra para mayores de 18 años: Caperucita Roja y el Lobo Precoz, de la serie “Cuentos de adultos para niños pervertidos”. Sobre esta obra pronto Triángulo Teatro lanzará una versión virtual. Denle una escuchada que la crítica con gracia entra sabroso.

 

 

Puedes escuchar este podcast en la aplicación de Apple o en  shorturl.at/bgisW

 

______________

 

Así que las artes escénicas no mueren, LectEr. No es la primera pandemia que el teatro enfrenta. Los artistas escénicos seguro, como la mayoría de las personas, tendrán  menos dinero en sus bolsillos (o nada), pero los que sobrevivan al COVID 19, lo harán con su talento para la escena: para interpretar, para dirigir, para improvisar: para crear. Infortunadamente, puede que algunos lugares físicos, algunos teatros, deban cerrar sus puertas, pero las compañías teatrales encontrarán la forma de crear  obras; actores y directoras, esperanzadas y enérgicos,  encontrarán la forma de llegar a los ensayos, a los lugares para ensayar, a los escenarios para entregarnos sus montajes escénicos. Algunas cosas quizá cambien en la práctica: protocolos de higiene y de comportamiento del público; quizá escenarios centrales rodeados de cubículos individuales aislados con materiales acrílicos transparentes, con sistemas de sonido y de ventilación que impidan al aire circular entre cabinas: sin tanta seguridad alguna vez en París entré a un lugar de strip-tease con este sistema; pueda que entonces salas de este tipo se hagan populares en el teatro. O puede, no sé, que la vacuna nos permita ir recuperando ciertos espacios y ciertas prácticas. Con certeza las decisiones gubernamentales que no ven prioridad en el arte, no considerarán prioritario “reabrir” el sector cultural, entonces demorará más tiempo, pero existe la posibilidad de que el público vuelva a las salas.

 

En cuanto a nosotros, los seres humanos (personas, sujetos e individuos) la sociedad, los sistemas de gobierno, no habrá cambios profundos. O vean al gobierno colombiano con políticos inflando los precios de productos en los mercados para donar (o prometiendo entregar 5000 y dar solamente 1000), veamos todavía a nuestro Senado eligiendo un presidente (del Senado) que no ha hecho proyectos de ley y es un campeón del canto y del ausentismo. Veamos a los bancos quedándose con el dinero donado para ayudas en la pandemia. ¡Qué decir de los acaparadores que agotan el papel higiénico o comprar todo el desinfectante de manos para venderlo más caro! 

 

El infame sistema en el que hemos sido criados, es mucho más fuerte y los políticos y banqueros lo saben, su cinismo no se amedrenta ante las muertes que día a día aumentan en nuestro país. Tantos infectados y tantas muertes y tantos días de confinamiento, no lograrán modificar la raíz de la mayoría de sujetos y es justo por eso: son sujetos, están sujetos al sistema y no saben o no quieren o les da pereza apartarse de él. 

 

Algunas individuos sí lo harán, pero no solamente por la pandemia; en ellas ya había el germen de un cambio: un deseo por “ver” al otro a la cara, por identificar en el otro al individuo que es y no al sujeto que nada quiere entender. Al menos yo no espero un mundo nuevo, ni cambios sustanciales en la mayoría de personas. Quizá habría de bastarme con los individuos que sí están haciendo lo propio para modificar sus prácticas y formas de comportarse en el mundo, pero por lo pronto mi desazón con la esperanza es profunda y de la transformación espero poco, o nada.

 

 

 

 

 

 

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com