De Invitados

TIERRA SIN SIERVO. EDITORIAL ESPECIAL JUSTICIA E INCLUSIÓN

AUTOR: Antonio Moreno Quiroga

FECHA DE PUBLICACIÓN: 03-10-2020

 

TIERRA SIN SIERVO…

 

El gobierno por sí mismo, que no es más que el medio elegido por el pueblo para ejecutar su voluntad, es igualmente susceptible de originar abusos y perjuicios antes de que el pueblo pueda intervenir.

Henry David Thoreau – Del Deber de la desobediencia civil

 

 

 

 

Caballero Calderón escribió la historia de Siervo Joya como una premonición del futuro, se trata de un tatuaje narrativo que ha quedado calado en el inconsciente de nuestra población, de los que luchan por defender su parcela, los que quieren conservar su trabajo, los que quieren pensar diferente sin ser vistos como parias. Apenas ahora estamos comprendiendo el sentido profético de sus narraciones.

 

Cuando se piensa en la sociedad del conocimiento y en las posibilidades que las ciencias y las comunicaciones ofrecen al mundo actual, se asume que los sueños del progreso llegarán para todos. Bueno, esa es la perspectiva utópica que promulgaba el fin de las enfermedades, el acceso a los bienes básicos y a una educación de calidad para todos. Cuán distantes nos encontramos de alcanzar este deber ser, cuan irreal una sociedad en la que el pluralismo y la diferencia cohabiten en comunión, no somos los hombres reconciliados con la naturaleza y mucho menos extendemos nuestra mano solidaria frente a los que carecen; tanto que hasta los llamamos “marginados”, “diferentes”, “no pertenecientes”. Esta mirada apocalíptica de la realidad también se convirtió en un lugar común de los desesperanzados o de los que creen que la situación no tiene arreglo. Suenan como vinilos rayados que repiten una melodía que no cala en los impenetrables oídos de artillero del hombre actual.

 

 

Por fortuna en este aparente desasosiego nos queda el arte y la posibilidad de disentir, de pensar diferente y de alzar la voz ante la indiferencia que se extiende como virus y que incluso atraviesa los tapabocas, forma alegórica del bozal, que empleamos para cubrir nuestras vergüenzas. Y es que las diferentes formas de expresión artística se alzan como megáfonos que desnudan la sevicia y el actuar desmesurado del statu quo. Es la voz del artista la que entroniza el discurso de denuncia o de inconformismo frente a la situación actual; abanderada de los gritos de la periferia, esa tenue voz se va alzando cada vez con mayor rigor, a fin de hacerle contrapeso a quienes quieren normalizar la barbarie o el silencio por medio de la fuerza, el desplazamiento o la incorporación de discursos de aparente tranquilidad que esconden latentes intenciones de homogenizar la cultura castrando el acceso al estudio de la historia, insistiendo en el uso de medidas punitivas y cercando los derechos fundamentales en el hálito cavernoso de un Estado benefactor.

Frente a los anterior, en Días Temáticos no somos ajenos a la coyuntura actual pues creemos genuinamente en la necesidad de reconocer en el otro una oportunidad de construcción colectiva. Es claro que no vamos a salir renovados ni diferentes de la pandemia, que la tan ventilada “nueva normalidad” se empieza a esculpir con estrategias que benefician a un sector específico de la sociedad. Por esta razón nos dimos a la tarea, para la edición de octubre y utilizando como telón de fondo la descolorida celebración de la raza, tratar los temas de la Justicia y la Igualdad, conceptos cuyo significado, centro y función se han perdido en el tiempo. Proponemos una mirar desde lo que José Nun (2003) y Francois Dubet (2011) nos revelan acerca de la concepción de marginalidad y la nueva perspectiva acerca de la Justicia Social, en tanto se debe revisar la situación desde la igualdad de posiciones vs. la igualdad de oportunidades. De esta forma el asunto puede empezar a cobrar sentido nuevamente.

 

Es así que para esta oportunidad hemos convocado una pequeña cofradía de sujetos inquietos e interesado por las problemáticas aquí planteadas, con el fin de realizar acercamientos a algunos discursos y propuestas estéticas que encuentran en la Justicia y en la Igualdad, una opción para producir diferentes tipos de enunciaciones. Nos encontraremos con reflexiones, reseñas, ensayos cortos e incluso nuestras habituales crónicas. Agradecemos profundamente a todos los autores que aceptaron esta invitación y confiamos en que encontraremos otras oportunidades para seguir explorando y construyendo juntos. Finalmente, esperemos que sigamos sumando golondrinas a este vuelo contracorriente que significa acercar la cultura a la mayoría, de tal forma que ya no tengamos Siervos sin tierra. Bienvenidos todos a nuestro especial de Justicia e Inclusión.

 

P.S. Va nuestro recuerdo infinito para el ahora inmortal Joaquín Salvador Lavado Tejón, quien a través de la mirada inocente de una niña no deja que se cierre la herida que atraviesa al continente: 

 

 

Para saber más:

 

Dubet. F.(2011). Repensar la justicia social. Buenos Aires: Siglo XXI.

Nun. J. (2003). Marginalidad y exclusión social. Buenos Aires: FCE

Thoreau. H (2017). Del deber de la desobediencia civil. Bogotá: Taller de Edición Roca S.A.

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com