De cine y animación

TRENES EN LA NOCHE

AUTOR: JUAN CAMILO MORENO WEISS

FECHA DE PUBLICACIÓN: 05-10-2020

TRENES EN LA NOCHE

 

 

Le Trou (La Evasión) – Jacques Becker – 1960

Le Trou (La Evasión) – Jacques Becker – 1960

 

 

Las películas avanzan como los trenes en la noche diría Jean-Pierre Leud. Avanzan y no se detienen y cruzan túneles, puentes, ciudades, terrenos baldíos y cosechas, avanzan atadas al tiempo como ningún otro espectáculo. Veo un tren cruzar frente a mí y quiero ir dentro, irme lejos para luego regresar, no quiero que se detenga, no quiero cortar el traqueteo de las ruedas contra los rieles.

Escuché hace poco que las buenas historias son un puñado de gente mala que hace cosas buenas, y de gente buena que hace cosas malas. Más que una resolución o una definición, el cine deja siempre misterios, preguntas, acertijos, huecos a través de una pared que nos invitan a la oscuridad.

Dentro de las películas sobreviven todos los justos que viven una vida de injusticia, y se encuentra el lugar donde todos los anónimos son incluidos en un mundo desigual. Si Dios viera estas películas el mundo sería un lugar mejor, y todos los solitarios seres humanos podrían ser excepcionales por un rato, y se abriría entonces quizás un lugar para la inmortalidad. Pienso en varios de estos solitarios excepcionales y veo un mudo que surfea en las playas de Japón, veo a una antigua estrella infantil del cine mexicano que se prostituye ahora en las calles del D.F, veo a una adolescente que se prende fuego junto a su familia mientras sueña encontrarse con Elvis en el más allá. Veo.

 

General Idi Amin Dada: Autoretraro – Barbet Schroeder - 1974

 

El General Idi Amin Dada, dictador de Uganda en los años 70 se pasea divertido en barco por sus terrenos, bromeando acerca de sus tardes de caza, sus excentricidades y sus sueños, que cruzan de lo infantil a la megalomanía más absurda. No es más que eso: un niño caprichoso lleno de poder que controla un país a punta de sonrisas y de un extraño magnetismo diabólico pero encantador; que esconde toneladas de crimen, pero que deja a la posteridad montones de imágenes, salones de baile, y una referencia imperecedera (imagino) en la historia reciente de las nuevas naciones, de sus horrores y de su patética realidad.

                                                                                                                   

A través del río avanza Idi Amin Dada en su bote mientras va encontrando cocodrilos, unos en la orilla otros en el agua. La cámara sigue rodando mientras un extraño suspenso crece en la pantalla…¿Acaso alguno de estos reptiles gigantes se lanzará hambriento y salvaje contra la embarcación, la destrozará, se comerá a algún oficial o al mismísimo General, hará justicia divina y por qué no poética en pro de la humanidad?  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

 

   Jogo de cena – Eduardo Coutinho - 2007

Un grupo de mujeres de Rio de Janeiro se sienta frente a una cámara en el escenario de un teatro vacío a hablar de sus primeros amores, de sus corazones rotos, de sus vidas como solteras y madres, de sus sueños de pasión y felicidad. Tan sencilla en su puesta en escena y tan poderosa en sus palabras, encantadora y envolvente con su portugués sonoro, Jogo de Cena es una pequeña joya. De la confesión al desconsuelo y de la esperanza a la realidad, cada relato nos hace sentir cercanos tanto a la enamorada empedernida como al amante fugaz.   

Conforme avanza la película unas nuevas mujeres cuentan a la cámara historias que ya habíamos escuchado antes en la voz de otras… ¿A quién pertenece cada historia? ¿Quién es la actriz y quién el personaje real? Yo mismo soy ellas y podría jurar amor a todas, prometer tantas sonrisas y besos al acostarnos, prometerlo todo con tal de amar y satisfacer y curar tantas penas e ilusiones. El amor le importa a todo el mundo y ellas y yo y todos, desnudos y solos, somos casi iguales al momento de entregarnos al amor, y quizás allí buscamos esa justicia máxima que requiere nuestro cuerpo, la justicia de un corazón sincero.  

                             

 

 

Lo que arde – Oliver Laxe - 2019

 

En una escena de Lo que arde suena Suzzane de Leonard Cohen y basta volver a escucharla para revivir el verano en Galicia, la historia de un pirómano que vuelve a su tierra, al campo, e intenta establecerse de nuevo junto a su madre, sobrellevando en su contra las fuertes miradas y comentarios de sus vecinos que ven en él la amenaza latente del fuego, la destrucción y el horror. Bastaría seguir con más versos de la canción para dejarse llevar de la mano hacia los arroyos, a través del bosque y su miel, a través de los pájaros y la idea de un Dios que nos observa; bastaría seguir así para sentir una calma que podría ser felicidad, e inmediatamente después sentir la angustia de pensarse incapaz de amar, de sentirse por siempre lejos de todas las personas y de la posibilidad de compartir, lejos por siempre de todo lo que no es el fuego y su peligro.

Amador se llama el protagonista, nuestro pirómano solitario y vagabundo. Amador, el que ama a Dios y al que Dios ama seguro de vuelta, y por eso lo ha convertido en un renegado al que hay que temer y respetar e insultar al mismo tiempo. Amador, un injusto en un mundo de injusticias, Amador un rechazado y un relegado a los terrenos de Dios, un pirómano al que no le bastan los arroyos y las mariposas y desea todas las colinas y los valles en llamas quizás sólo para decir acá estoy y aquí estuve, no me esperen, no me quieran, témanme porque yo también soy de carne y hueso y nada de esto me basta.

 

  McCabe & Mrs. Miller (Los vividores) – Robert Altman - 1971

 

Un hombre, en medio de su torpeza y también de su suerte, funda un próspero pueblo en medio del Oeste Norteamericano. Mientras administra un saloon, un prostíbulo y un local de apuestas, John McCabe termina muriendo abaleado en medio de una nevada a manos de un asesino a sueldo. Nadie en todo el pueblo ve su muerte y nadie encontrará su cuerpo luego de días o semanas enterrado en la nieve.

D.W. Griffith, uno de los precursores y más acérrimos realizadores de los primeros años del cine, escribió que las películas están hechas de arena, celebradas hoy y olvidadas mañana. De esto mismo parece que estuviese hecha la vida de los hombres, y parece que sólo bastara un relato favorable o uno desfavorable para hacer ver estas vidas maravillosas y admirables, o ruines y mal intencionadas.

 

DEL AUTOR:

Juan Camilo Moreno

Realizador de cine

https://vimeo.com/juancamilomoreno

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com