De Escena

El Xantolo: Una tradición intercultural.

AUTOR: Adriana Bonilla

FECHA DE PUBLICACIÓN: 12-11-2020

 

Collage 1

El Xantolo: Una tradición intercultural.

Una algarabía de vida, color y resistencia en honor a los difuntos

 

 

A finales de octubre, México tiene una de sus fiestas más representativas, considerada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO[1] llevada a la pantalla grande, en producciones como Coco (2017), o Día de muertos (2019): “la fiesta del día de muertos”. Es una celebración que se comparte a lo largo y ancho del territorio mexicano, con algunas variaciones, dependiendo de la región y de los pueblos indígenas que las habitan desde tiempos ancestrales, (en México se hablan cuando menos 67 idiomas originarios, con más de 260 variantes). Es así que no veremos una fiesta idéntica.

 

Altar 

En el estado de San Luis Potosí, más específicamente en lo que se conoce como la Huasteca, no se celebra el día de muertos, se celebra el Xantolo. Una palabra que proviene del término santo o sanctorum; así se referían los religiosos a los rituales asociados para recordar a los que ya no están[2]. Esta celebración nace a partir del encuentro de los pueblos originarios de las “Huastecas”, una región cultural de México, no reconocida políticamente, pero que se encuentra anclada en más de tres mil años de historia del pueblo que en la actualidad se llama así mismo Teenek, y sus interrelaciones con los pueblos náhuatl, xi’oi (Pame) y Totonaca. Las Huastecas abarcan regiones de los Estados Mexicanos de San Luis Potosí, Veracruz, Hidalgo, Tamaulipas y Querétaro, y es ahí que, ante el contacto con los invasores españoles, su religión y las epidemias que traían consigo, nace el Xantolo. 

 

Luego de esta breve aclaración, hablemos del Xantolo en la Huasteca Potosina, una celebración que para los pueblos originarios es más importante que la navidad o el día de la independencia. Es la manera en la que los huastecos celebran los días de muertos (entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre), muy importantes para todas y todos los mexicanos. El Xantolo es una especie de carnaval que se apodera de las calles y parece detener el tiempo a su paso. Tiene elementos importantes como el altar de muertos, construido con un arco por el que han de pasar las almas de los difuntos para convivir con los vivos, adornado por la tradicional flor de cempasúchil. En el altar no puede faltar una vela, un vaso de agua, sal y una ofrenda de alimentos, bebidas, cigarrillos y otras cosas que pudieran haberles gustado a los muertos a quienes se les dedica el altar (que deberán estar representados por fotografías y, si es posible, objetos personales). Hasta aquí todo es normal, con la salvedad del arco, en el altar, que representa la puerta de entrada de las personas fallecidas al mundo de los vivos. A diferencia de otros lugares, en los municipios de la Huasteca potosina se cree que las almas de los difuntos permanecen todo el mes de noviembre, razón por la que el último día del mes se renuevan las ofrendas en los pulich (altares)[3].

 

Muerte

El ambiente de festejo de estos espacios impregna a las y los visitantes con el color y la algarabía, a medida que avanzan interpretan una serie de danzas rituales, e invitan a las y los espectadores como yo, a integrarse o acompañar el ritmo con las palmas. Indagando un poco más en lo que veo, algunas personas me comentan que durante los tres días hacen diferentes comparsas, y que éstas solo se ejecutan para esas fechas, por lo que algunas comunidades ensayan y preparan esta presentación desde meses atrás. La danza es fundamental para las comparsas pues les permite moverse con tranquilidad, además es el pretexto para caracterizarse de otras formas: los hombres pueden vestirse de mujeres, las mujeres pueden ser hombres, sin existir comentario o prejuicio alguno, otras personas prefieren ser diablos matlachines, corriendo por la calles, tirando cohetes y latigazos a los divertidos transeúntes. También, se abren las puertas de las casas, se comparte la fruta, el aguradiente, el pan de muerto, y otros tipos de comida ritual como los tamales o el zacahuilt, una especie de tamal gigante, que puede llegar a medir 5 metros. 

 

En la noche, las comparsas, se toman las plazas centrales, y al sonido de violines, quinta hupanguera y tambores realizan danzas que incluyen personajes como el cura, el indio, el diablo, un toro, un vaquero, la novia, muchas veces embarazada, la muerte, los niños y niñas. Bailan todos juntos, jugando a atraparse o a escapar de las garras de la muerte y del diablo, no lo logran en muchas ocasiones, pero en otras sus muertos les ayudan a librarse de la enfermedad o de espíritus infernales. Me comentan que esta música se puede identificar como la raíz del huapango, baile y sonido típico de la región Huasteca, que desde mi opinión puede ser familiar de la música de los llanos colombianos y venezolanos (joropos, pasajes), claro está, sin el violín.

Mujeres

 

El Xantolo, aparte ser una fiesta, como ya lo mencioné líneas arriba, representa un esfuerzo común por compartir, un proceso de organización que deriva en unidad, identidad, hospitalidad, memoria, danza, comida; en otras palabras, brinda un sentido de existencia a estas comunidades y municipios, que en tiempos de pandemia, han decidido mantener abiertas las puertas de sus casas, con menos bailes, pero sin perder sus prácticas rituales. En los últimos 20 años esta celebración, se ha convertido en un atractivo turístico, y se ha establecido la “Ruta del Xantolo”, que integra algunos municipios como: Aquismón, Axtla de Terrazas, Huehuetlán, San Martín Chalchicuautla, San Vicente Tancuayalab, Tancanhuitz, Tanlajás, Tanquián, Tamazunchale, Tampacán, Tampamolón, Tamuín, y Xilitla. 

 

Esta es una festividad que, a pesar, del paso del tiempo sigue considerándose central en la vida de los pueblos originarios, quienes anclan su identidad y memoria histórica en sus tradiciones, idiomas, instituciones propias y manifestaciones culturales. De tal modo, viven en la paradoja neocolonial, expresada en la tensión entre conservar sus cosmovisiones y simultáneamente, vivir en un mundo moderno, regido por la lógica del capital, que busca subsumir sus culturas y venderlas como un producto más del mercado multiculturalista. De tal modo que el Xantolo, como otros símbolos y manifestaciones artísticas huastecas, ha sido sometido a procesos de apropiación cultural que realiza tanto el Estado como el mercado.

Es así, que mientras se presumen sus tradiciones (que sirven como imagen pública del estado de San Luis Potosí y atractivo turístico) los pueblos indígenas se encuentran políticamente excluidos, viven en condiciones de discriminación y marginación sistemática, explotación laboral y despojo de sus recursos: en la planicie huasteca se construyeron los primeros pozos petroleros de México en el siglo XIX; en la actualidad es una región productora de energía hidroeléctrica, caña de azúcar y ganado en gran escala y, recientemente se ha visto amenazada por proyectos de fracking y la construcción de un trasvase que llevaría el agua de los abundantes ríos huastecos a la ciudad de Monterey a cientos de kilómetros de distancia. 

 

Frente a este panorama, el reto es encontrar los caminos para construir relaciones interculturales simétricas e igualitarias, en las que, la riqueza y diversidad de las ideas, técnicas y manifestaciones artísticas de los pueblos, dejen de ser vistas como un folclor mercantilizable y sean entendidas como pilares articuladores de otras culturas y pueblos, que tienen sus propias maneras de vivir y relacionarse con el mundo, muchas veces de manera más sustentable. De tal modo, invito a las y los lectores a que cuando visiten las Huastecas, o para el caso cualquier otro territorio habitado por distintos pueblos y culturas, miremos más allá de la deslumbrante algarabía de la oferta turística y reconozcamos que estamos ante pueblos vivos y en resistencia. 

 

 

 

Collage 2

 



[1] Cervera, J. (2020 30 de octubre). Xantolo, la fiesta teenek que arropa a los antepasados y a quienes “vienen de paso”, en UNESCO, información recuperada de:  https://es.unesco.org/news/xantolo-fiesta-teenek-que-arropa-antepasados-y-quienes-vienen-paso

 

[2] Espinosa, A. (2019 14 de octubre). Dale un giro al día de muertos: 5 sitios para una celebración fuera de lo común en ANIMAL.mx, información recuperada de: https://animal.mx/2019/10/dia-de-muertos-lugares-turismo-tradicion/#:~:text=El%20Xantolo%2C%20una%20mezcla%20de,que%20da%20vida%20y%20color.

 

[3] S.a. (2016 10 de octubre). El Xantolo, la fiesta de los muertos en la Huasteca Potosina, en México desconocido, información recuperada de: https://www.mexicodesconocido.com.mx/xantolo-fiestas-dia-muertos-huatesca-potosina.html

 

__________________________________

Las fotografías fueron tomadas por la autora del texto.

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com