De cine y animación

KINTSUKUROI POR SAUDADE

AUTOR: ANTONIO MORENO Q.

FECHA DE PUBLICACIÓN: 21-12-2020

 

 

 

 

KINTSUKUROI POR SAUDADE

Antonio Moreno

 

 

Pasar la página, avanzar, que la mente no le haga malas jugadas y que el hado fatal no lo lleve a lugares que es mejor no volver a pisar. Algunas de estas expresiones o sensaciones son las que el ser humano va acumulando con el paso del tiempo. Entonces se crean rituales, ritualios, para sacarse de la mente los fantasmas y del alma los puñales. Así que se decide alimentar el ser con asuntos efímeros, encuentros fortuitos o intercambios transitorios que por su naturaleza lo devuelven con la misma velocidad a la realidad que buscaba evadir. A veces se piensa que distraer la mente o esquivar la memoria en la monotonía asegura el olvido; y entonces lanza la red para tratar de atrapar las estrellas que se reflejan entre la tormenta que azota el insondable mar de la existencia. Cuán alejado está el individuo de llegar a ese estado de placidez que solamente el Leteo ofrece.

 

 

Frente a lo anterior, las condiciones actuales de la comunicación y el acceso a la información hacen que algunos mensajes se masifiquen y se conviertan en objetos de consumo rápido, asuntos que pasan por nuestros sentidos de manera fugaz y después dejamos de lado, a la espera de la siguiente novedad que nos ofrezca la industria del entretenimiento. Por fortuna muchas piezas o creaciones artísticas superan la barrera del olvido o de la lectura superficial para convertirse en elementos de culto o referentes para quienes deseen plantear visiones del mundo y de la cultura.

Pues resulta que, en esa interminable búsqueda por evadir el tedio, superar el Spleen, me encontré con un corto animado que me devolvió de cabeza y si paracaidas al mundo. Es decir, el ritual de la evasión se convirtió en una puerta para volver a mirar asuntos que parecían resueltos… Se trata de una obra de Will McCormack, actor y productor norteamericano, quien trabajó en el guion de Toy Story 4 (2019). Me refiero a su más reciente producción If Anything Happens I Love You (2020). Un texto fílmico que toma desprevenido al espectador y lo sacude.

En el corto referido nos encontramos con una historia narrada de manera magistral que muestra la lucha interna vivida por una pareja de padres que van recogiendo de a pocos las piezas de una vida rota y las juntan con un invisible hilo dorado. Éste termina por acercar esas almas compungidas por una pérdida irreparable.

 

La película inicia y termina con el mismo plano cenital, como para hacernos saber que estamos juntos, compartimos una misma cuidad o un espacio, pero que en realidad cada quien carga con sus propios pesares y que de puertas para adentro el dolor persiste y que cada quien debe buscar el camino de la redención. Las escenas combinan con especial cuidado la angustia y alejamiento de la pareja con las sombras de sus conciencias que se recriminan constantemente mientras que el alma pura de la hija ausente intenta hacerlos entrar en razón. Es gracias a la suma de casualidades, las fotos, la música, los aromas, el gato; que la memoria les permite volver a los lugares lejanos de la felicidad, pero también a los lugares hórridos de la inevitable pérdida.

Las imágenes conformadas por dibujos realizados por Youngran Nho, Haein Michelle Heo y Julia Gomes Rodrigues, invitan a realizar una mirada reflexiva acerca de una problemática recurrente en la cultura norteamericana, pero sin hacer evaluaciones o juicios frente a los protagonistas de tan dolorosas situaciones. Para este caso particular, la película no está basada en una historia real, pero si se inspira en hechos reales, expresamente lo ocurrido el 14 de febrero de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Florida.

 

 

Como complemento, desde el título y la primera secuencia se ofrece el ambiente ensombrecido que tiene la cinta. La sorpresa se logra en la medida que las señales aparecen y se complementan entre la primera y la segunda parte de la obra. Todos los elementos utilizados son alusiones a la memoria, al agón en que están sumergidos los personajes: las albóndigas de carne en un plato de espaguetis que se transforman en el recuerdo de un balón huérfano pues no volverá a ser pateado. Los espaguetis trabajan como hilos de Aridana, el buen gato, gracias a sus poderes sobrenaturales, percibe la presencia el espíritu desesperado de una niña que quiere impedir la inminente ruptura familiar.  

 

If Anything Happens I Love You es una exaltación al poder de la memoria y su capacidad para reconstruir al ser a pesar del dolor, la angustia o la añoranza de lo que ya no vuelve. El filme nos va envolviendo de manera sutil pues en un inicio pareciera que se trata de un thiller de suspenso. Pero en la medida que el espectador une las piezas, recoge las migas que la narración sin diálogos ofrece, se devela una historia que hace florecer sensaciones inesperadas. Una mezcla ambigua que amalgama melancolía, sufrimiento y desesperación con virtud, templanza y resiliencia. Un asunto que rápidamente lleva a quien ve el cortometraje a pensar en un poema de Dickinson:

 

 

Of all the souls that stand create

 

Of all the souls that stand create

I have elected one.

When sense from spirit files away,

And subterfuge is done;

When that which is and that which was

Apart, intrinsic, stand,

And this brief tragedy of flesh

Is shifted like a sand;

When figures show their royal front

And mists are carved away,—

Behold the atom I preferred

To all the lists of clay!

 

Así que le invito a un ritual de reconocimiento, pueda que no logre cerrar ningún ciclo ni que salga renovado, pero por lo menos se dará cuenta que existen en el mundo seres librando luchas más penosas, cargan con dolores más profundos e inseparables. Pueda que al finalizar los 12 minutos que dura este corto usted no llegue a sentir cosas como las que le cuento, pero vale la pena que haga el ejercicio. Tal vez, sin que usted lo tenga presupuestado, se cruce con un semblante que había creído borrar de su memoria. Entonces busque el hilo de oro, realice su propio Kintsukuroi (金繕い) que le permita reparar esa pieza de tal forma que la cicatrices no se oculten, sino que sean muestras de la transformación.

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com