De Lectura

LOS ESPANTARRAFISTAS

AUTOR: Carolina Silva Lurduy

FECHA DE PUBLICACIÓN: 05-03-2021

 

LOS ESPANTARRAFISTAS

 

 

EL ESPANTAPÁRRAFOS

Nueva librería en Teusaquillo

 

Calle 45 No. 25A-66

 

 

Tiempos aquellos en los que subía por allí, caminando o corriendo, venían en contravía por ese puente, estudiantes con mochila, violín, morral o maquetas a la mano, profesores o sencillos ciudadanos. Desde la Universidad Nacional, la nacho, cruzaba el puente y emprendía el camino por ese corredor diverso, colorido, casi siempre caótico que es la famosa calle 45 en Bogotá.

 

Quienes han pasado por ahí o hacían de este corredor  multimodal su camino cotidiano u ocasional, saben que está lleno de ruido, de grises y verdes, de polvo y fachadas desordenadas; pero que guarda en esos pequeños locales, ciertos refugios que hacen que en la vida todo tenga sentido. Saben, que caminando por allí, desde la avenida 30 hacia los cerros se puede encontrar de todo, desde tiendas,  droguerías y restaurantes de comida rápida, hasta reliquias del tiempo que siguen sobreviviendo, pequeños refugios: bares de salsa, papelerías de arte, -para los estudiantes de esos tiempos nostálgicos-, litografías, cafés, urapanes y librerías. 

 

 

 

Justo allí, en mitad de la calle, entre el puente peatonal de la Avenida 30 y la Calle 24 donde empieza la alameda del Parkway, en días pasados, explorando la localidad, me percaté  de este sorprendente aviso morado y su impactante nombre, que atrae, presume, invita y conmueve a quienes sabemos que escribir es borrar permanentemente, ahuyentar las redundancias, encontrar la palabra precisa, eliminar el exceso. 

 

Detrás de un buen libro hay siempre decenas de letras desaparecidas, que se convirtieron en fantasmas y no quedaron ahí, se fueron para siempre, porque sí, porque no, porque no valían la pena, por darle precisión, detalle, estofa al lenguaje. 



“Es más importante la mano que borra que la mano que escribe” me dice Juan Manuel Roca, instalado en la larga mesa ubicada hacia el centro del local y en la que los visitantes se pueden sentar a apreciar el libro que quieren curiosear. Él, con su sombrero de paño y siempre hablando con esa cordialidad sobrecogedora, con pausa, cuidando cada palabra, no se acuerda que fue mi maestro, o que tal vez me ha visto en innumerables tertulias y charlas de poesía, simplemente me olvida o no me reconoce por mi tapabocas… y continúa diciendo: “siempre hay que enseñar a borrar antes que a escribir, a que los escritores y escritoras no sean “tan lexicográficos..tan verbales”

 

El azar convino que se reunieran tres amantes de la literatura y el lenguaje, tres amantes de los libros, la poesía, la crónica y el relato: la escritora Olga Bula, la profesora y librera Rocío Gutiérrez y el poeta Juan Manuel Roca, quienes  confluyeron, -como sueño de todo buen bibliófilo- en crear por fin su espacio para coleccionar, recomendar, leer, organizar y tertuliar en torno a ese objeto legendario de diferentes formas con universos por dentro; fundaron la nueva librería:

El Espantapárrafos.

 

Allí, en ese pequeño espacio, quieren crear un refugio de poesía, crónica y relato breve para los y las lectoras, para escritores aún no descubiertos, para aprendices de oficios que se interesen en el vitral o la cerámica. El Espantapárrafos se une a este gran corredor de las librerías de viejo de la calle 45 que funcionan como gabinetes de curiosidades: en ellas se pueden conseguir títulos que ya no se imprimen, ediciones particulares de clásicos de la literatura, libros-objetos nada pretenciosos, pequeños tesoritos con detalles, con cartas,  separa-libros o anotaciones en la mitad de las páginas y dedicatorias memorables de los otros que nunca conoceremos.

 

En un momento de la conversación, Rocío me señala un cuadro de Luis Tejada, precursor de la crónica en Colombia, no lo reconozco le digo, y ella con su sencillez característica responde: si quieres escribir crónica tienes que leerlo a él. En este espacio, ella quiere poner en marcha sus conocimientos sobre la historia del libro, distribuir publicaciones de baja circulación o pequeñas editoriales con escritores desconocidos. Nos interesa también la crónica, retoma ella, -lo cual agrada mucho a esta revista-. Con Rocío reímos y parloteamos un poco, me recuerda aquella universidad en la que precisamente ella me impulsó a ser profesora y recordamos a los estudiantes de Estudios Literarios que ahora andarán leyendo esto, llenos de sueños por mejorar su escritura, ser editores, enseñar o simplemente tomarse un tinto y volver a compartir con ella.



Con los dos nos tomamos un tinto y hablamos de la locura de montar una librería en tiempos de pandemia, del fracaso...

"Lo intentaste. Fracasaste. Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”- diría Becket, y Juan Manuel reprocha, no hay mejor empresa que fracasar.

 Y aunque la frase que muchos creen habla de los emprendedores, nada más alejado de su verdadero sentido en contexto, hay allí parte de un pesimismo esencial que conocen muy bien los poetas, pero que hace parte de la vida, de construir lo que nos da sentido, lo que nos mueve, así vayamos hacia ese abismo. Y aunque no es ese fracaso en el sentido estricto de la palabra, es más bien su aventura; embarcarse en eso que siempre será desconocido y como dicen ellos seguir apostándole a crear una cultura en torno a las buenas letras, a las constelaciones que ofrecen los libros, a los siempre buenos encuentros como este que he tenido. Una odisea. 



 

 

 

 

 

 

En El Espantapárrafos podrán encontrar libros bellos con precios accesibles, libros-objeto curiosos, novedosos; la Colección Biblioteca Básica Salvat Literatura Universal, la Cara-Cruz a la que le debemos tanto, La famosa Editorial Sudamericana; libros leídos solo una vez que quieren pasar a otros ojos y otras manos; poesía seleccionada sin lugar a dudas por el poeta Juan Manuel, la escritora Olga y la experta Rocío; editoriales independientes y pequeñas, programación íntima y conversaciones en torno al arte de borrar, por qué depurar la lengua y lo que escribimos.

Libros seleccionados que sin lugar a dudas pasaron por esa técnica de espantar párrafos de la que habla Roca.

 

 

 

 

 

 

***

Encuentren todas las novedades, programación, citas de lectura, recomendaciones

y textos de los escritores en su sede :

 

Librería El Espantapárrafos

Dirección Calle 45 No. 25A-66

elespantaparrafoslibros@gmail.com

Teléfono:316 6686051

 

Instagram:

https://www.instagram.com/elespantaparrafoslibros/

https://www.facebook.com/elespantaparrafoslibros

 

******

 

 

 

  Esta crónica se publica en el marco del proyecto "Itinerarios Temáticos: arte y cultura resistente en Teusaquillo"

 Ganador de la Beca Es Cultura Local – Localidad de Teusaquillo

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com