De Escena

Usted no cayó acá por accidente

AUTOR: W. Julián Aldana

FECHA DE PUBLICACIÓN: 08-04-2021

Usted no cayó acá por accidente

 

 

De la serie “Teatro, no para ver”.

 

 

-       Ver la gente; oírla; estrellarse con ella: sentirla; olerla, claro: lo agradable y lo que no lo es; ¿saborearla? Algunas veces quizá. 

-       Claro, porque el teatro es para ver, si no, ¡qué gracia!

-       ¿Pero, y cuando no? ¿Cuando no es para ver?

-       ¿Teatro que no es para ver?

-       Seguro hay más tipos, hasta ahora sé de dos.

-       ¡Pura mierda!

-       Mierda, mierda, mierda.

-       Jejeje, ¡Los teatreros!

 

Con teatro que no es para ver las últimas semanas he conocido historias como Volver a casaLos copetones de Paulo VI y El tapiz. Una historia de fantasmas, otra de pájaros parlanchines y otra de un río que ya no se puede oír ni ver. Son historias que ocurren en barrios de la localidad de Teusaquillo; en algunas de sus calles, en sus parques y casas, y en su río, el Arzobispo. Se trata de historias con una base real: relatos contados por los habitantes de la localidad. Y nada de esto lo he visto, pero tengo clarísima la imagen de la hija de Antonia y Rubén muerta de miedo por la aparición de un Jorge Eliécer Gaitán fallecido años antes; a Isabel hablando con los copetones parlanchines que le aseguraron que ella podría vivir en Paulo VI; a Sarita felicísima por el tapiz que su madre le ha tejido para traerle recuerdo sobre el río Arzobispo que ya no puede ver desde su cuarto.

 

Volver a casa Mi Teusaquillo Radio Teatro

 Y para decirte algo simple LectEr, hay teatro que no esta hecho para ser visto si no oído, como es este caso del que te hablo: Mi Teusaquillo Radio Teatro. Resulta que una tarde me encontré por internet con Mauricio Chunza, un filósofo de la Universidad Nacional que desde siempre se dedicó a hacer proyectos culturales, sin tener idea, en principio, que eso se llamaba gestión cultural. De modo que es filósofo de profesión, gestor cultural por vocación, y actor y gestor turístico por accidente. Cuando estrenemos el podcast, te voy a pasar una parte de la entrevista con Mauricio para que veas la pasión con la que habla de dos cosas: la gestión cultural y Teusaquillo. Por eso me habló un montón de su interés por el desarrollo patrimonial y artístico, y fue bastante enfático en destacar la localidad como un territorio cultural invaluable. 

 

 

Mauricio Chunza también hace parte de la Corporación Cultural la Gestoría, creada con el objetivo de promover la circulación de artes escénicas de Bogotá. Uno de los proyectos de esta corporación es Butaquilla Teatro Café (Transversal 16 bis 45 D 44), un lugar destinado a la producción de piezas de artes escénicas: “somos la sala de los sin sala”, me dice este filósofo, en medio de su rápida forma de hablar; alquilan el lugar para ensayos y presentaciones y el desarrollo de proyectos de este tipo. 

 

Con la Gestoría, Chunza ha participado, por ejemplo, en la creación del Plan de Desarrollo Local y Distrital, en el que ha sido posible hacer evidente el valor político de la ciudadanía desde la cultura. Y en concordancia con toda la energía con la que Mauricio se expresa, la gestión para él es más que activismo, es una posibilidad de reflexión sobre los proyectos culturales de Teusaquillo. Él es consciente de que hay instituciones como IDARTES que ofrecen becas y estímulos para proyectos culturales, pero sin embargo considera que el Estado debería garantizar el ejercicio de los derechos culturales “Es un deber del Estado”.

 

Los copetones de Paulo VI Mi Teusaquillo Radio TeatroMi Teusaquillo Radio Teatro ganó una de las becas Es Cultura Local. Es un proyecto elaborado para construir memoria y generar identidad. El grupo de personas al que está dirigido desde la gestión, hace parte de la franja de adultos mayores. Esto ocurre en medio de una pandemia en la que no hay beneficios muy claros para adultos mayores de 50. Por ello, el equipo que realiza este proyecto, desde los actores, pasando por el equipo técnico, hasta los productores, guionista y directora son profesionales con más de 50 años. De modo que el proyecto piensa en la reactivación económica de esta población, cuyo talento es indiscutible y lo podemos oír en cada capítulo disponible en https://www.miteusaquilloradioteatro.org

 

Un valor agregado de este proyecto, es que cada capítulo viene acompañado con una cartografía de la cual, LectEr, puedes disfrutar en su página web. Te vendrá bien entrar a cada capítulo y disfrutar de cada pieza mientras navegas por los puntos señalados en el mapa: puedes recorrer las calles de la localidad y esto te permite sensaciones diferentes. Estoy seguro de que cuando haces este recorrido virtual, fácilmente reconoces las calles y las casas, dándole a esos espacios un valor nuevo y un significado enriquecido, que se suma a tu vivencia de la localidad. Hace poco caminé por estas calles con Carolina y Juliana y cuando pasé frente a la iglesia de Santa Ana, intenté reconocer la casa cercana en la que ocurren los acontecimientos de Volver a casa, el primer capítulo de la serie.

 

Este proyecto ocurre en un momento complejo, como todos lo sabemos. La situación ha sido difícil, me dice Mauricio, porque ellos tienen un espacio propio que no han dejado morir. De hecho en su casa de Palermo, él tiene unas residencias universitarias y artísticas que con todo esto ha quedado congelado. Cuenta que él, su equipo de trabajo y algunos miembros del gremio, han sobrevivido gracias a la solidaridad que han tenido entre ellos. Cuenta que “la Secretaría” en algún momento les ha ayudado, pero principalmente lo han logrado por ellos. Extraña, como tantos de nosotros, “la conversa” y con entusiasmo me dice que estos momentos se han trasladado a otros espacios y a otras formas como la virtual. Sin embargo, ha podido ver en todo esto una oportunidad para adaptarse al cambio físico y mental, porque la virtualidad no es fácil para todas las personas.

 

El Tapiz Mi Teusaquillo Radio Teatro

Cuando hablé con Mauricio, me dejó en vilo con los participantes de su proyecto. ¡Me contó de la maldad, pero no de su ejecutante, y quedé con tantas ganas de saber quiénes eran los actores! Pero me contó de todo el trabajo que deben hacer para cada capítulo: investigación, arqueología, cartografía social, convocatorias públicas para obtener las historias, escritura de libretos, ensayos, pruebas, grabación, edición, musicalización… Fue enfático en que cuando escuchara los capítulos iba a reconocer las voces de los actores principales y que quizá reconocería a la libretista, “una mujer veterana de gran trayectoria”. Me dijo que el equipo técnico suele hacer paisajes sonoros y están relacionados con el Teatro Cádiz; que los músicos hicieron parte del Teatro Varasanta, y que hacen la música original de la serie; que la directora era una mujer con muchísima experiencia y un doctorado en teatro. Y así me dejó, el muy infame no quiso decirme los nombres: por eso no pude pensarlo en términos de milagro y santo, si no de maldad y ejecutante.

 

Finalmente, cuando le pregunté qué lo motivaba a hacer todo esto, respondió diáfanamente: “Yo no sé”. Y luego se puso filosófico porque “acuérdese que Nietzsche decía que para ir transformándose había cuatro fases: la forzocidad, el acostumbramiento, la necesidad y la pulsión”, de modo que para Mauricio mucho de esto tiene que ver con la pulsión que lo ha llevado a hacer gestión cultural cuando todavía no se llamaba así. Y es que en su infancia estuvo rodeado de libros y música: su madre profesora y su padre un campesino con una gran discoteca: novelas de Burroughs, la enciclopedia Cumbre; desde el jazz de Armstrong, pasando por rancheras, hasta los Corraleros de Majagual. “Como le decía Julián, el arte lo busca a uno, en cuarto de primaria hice mi primera obra de teatro muerto de pena”. Creó un grupo cultural cuando estudiaba en la Nacional, organizó una exposición de Escher a pedido de Marta Combariza, directora del Museo de Arte de la Universidad Nacional por esa época. Se vinculó al mundo del Teatro de los Sentidos. Ha sido maestro de Ética. Fue gestor del Instituto Distrital de Cultural y Turismo. 

 

El Habitante de la esquina Mi Teusaquillo Radio Teatro

Y todo esto no le ha ocurrido a Mauricio Chunza de la nada. Algún día reflexionando y hablándose “oiga hermano usted na cayó acá por accidente… porque esto se ha venido haciendo paulatinamente por cosas y acontecimientos que usted se los ha buscado o han aparecido…” De modo que Mauricio está en esto que lo hace feliz y el permite generar conciencia del patrimonio cultural y “asomarse en el espejo de los demás, en estos espejos en los que estamos ahora”.

 

La conversación con Mauricio ocurrió el 18 de marzo de 2021. Cuando el 29 de marzo me avisó por WhatsApp de la publicación del primer capítulo de Mi Teusaquillo Radio Teatro, lo escuché y pude matar mi deuda con la curiosidad. Así supe que los actores y el equipo técnico que participa en este proyecto son María Eugenia Penagos, Juan Manuel Combariza, Santiago Munevar y Luis H. Espinel. El libreto está a cargo de Sandra Lucía Molano. La directora es Sandra María Ortega. La música es de Beto Villada, Bryan Javier Muñoz y Claudio Javier Núñez. Fabián Acosta, Realizador sonoro. Mauricio Chunza, Coordinador. A la fecha de hoy van cuatro capítulos y vienen muchos más; desde Días Temáticos los invito a seguir este proyecto de teatro que no se ve. Síganlos en Facebook como miteusaquilloradioteatro y escuchen cada semana un nuevo capítulo en www.miteusaquilloradioteatro.org o pueden buscarlos en Spotify.

 

 

Actores de Mi Teusaquillo Radio Teatro

 

____________

Esta crónica hace parte del proyecto Itinerarios Temáticos: arte y cultura resistente en Teusaquillo, ganador de una de las becas Es Cultura Local, Teusaquillo.

 

Es Cultura Local

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com