De cine y animación

EL PLACER DE LO INCORRECTO.

AUTOR: Antonio Moreno Quiroga

FECHA DE PUBLICACIÓN: 10-04-2017

EL PLACER DE LO INCORRECTO.

 

"Sé lo que están pensando. ¿A quién tuve que hacerle un favor sexual para conseguir mi propia película? Pues, no les puedo decir el nombre, pero rima con 'pullverine'"

 

La fuerza de la costumbre o la necesidad de mantener un estilo se convierte en ocasiones en una barrera para experimentar nuevas sensaciones, derrumbar preconceptos o desmitificar algunos imperativos impuestos por la cultura y su particular dinamismo. Y bueno, el disfrute del cine sufre esta misma tara; más bien los disfrutadores del cine caemos en esto. En este sentido, me he visto abocado a moverme en otras direcciones y dejar la posible arrogancia con la decidía cuál película ver. En un acto de humildad y con total conciencia de lo cliché que suene esto, me estoy dando la oportunidad de disfrutar todas las manifestaciones del séptimo arte.

Con este endeble marco entro a compartir mi experiencia con una película de superhéroes; asunto que ya abordé cuando le conté, desocupado lector, mi experiencia con Doctor Strange. Pues bien, hoy es el turno de lo que el canon llamará antihéroe, pues se trata de un individuo que se convierte en “salvador del mundo” por pura casualidad y debido a su particular forma de llevar la vida. Imagínese usted un sujeto que pasa los más de sus días frecuentando bares en búsqueda de aventuras amorosas u organizando peleas alquiladas. Después de un tiempo conoce a una mujer que comparte su gusto por lo decadente y lo poco convencional, con el consecuente enamoramiento del personaje principal. Lo que sigue es una breve trama amorosa que se rompe debido al diagnóstico de un cáncer incurable y la posterior huida del hombre para evitar el sufrimiento de su amada.

Hasta aquí el argumento de una película convencional. Sin embargo, si le digo que me estoy refiriendo a Wade Winston Wilson, WWW, la mirada cambia… ¿no? Ok, entonces le doy otra pista: un villano que es bocón y que no se guarda lo que piensa, cuyo ácido humos puede herir susceptibilidades… usa espadas… golpea a sus enemigos de forma poco ortodoxa… tiene chistes crueles… ¿nada? ¡pues Deapool! Si señ@r, el mismísimo sujeto de traje rojo que encuentra placer en cierta perversiones y que terminó desfigurado tras un tratamiento médico que le dio el poder de regenerar sus miembros, sanar sus heridas y se prácticamente inmune a las críticas.

Esta versión del villano – héroe es la apuesta que hicieron los productores de la 20th Century Fox en el 2015. El resultado, una pieza de culto que revierte todas las concepciones que hasta la fecha se han tenido respecto de las películas de este estilo. Con una narración versátil y divertida en la que se rompe la cuarta pared, en tanto el personaje principal entabla diálogos directos con el espectador en la sala de cine. Es un juego dialéctico en el que este singular protagonista hace reflexiones acerca del proceso de creación de la película y ofrece incluso algunas reflexiones que llevan al espectador a otras dimensiones de lo que significa leer el cine. A lo anterior se suma su retorcido sentido del humor y el inevitable sarcasmo que atraviesa la narración.

Ahora bien, no es la primera vez que aparece este bizarro personaje. Sus inicios se remontan a 1991, cuando hace parte de una de las entregas de los populares comics de los X-Men. Eso sí, se trataba de un personaje que en apariencia no tendría mucha trascendencia debido a su oscuro entorno. Con todo, el paso del tiempo le permitió entrar en el universo de la saga, de tal suerte que se presentará como uno de los antagonistas de Wolverine en X-Men Origenes: Wolverine. Allí se muestra su carácter agrandado y poco social. Sin embargo, es con la producción de una película en la que es el centro de la trama, que conocemos la otra faceta; esa de la que todos nos enamoramos, pues se trata de un individuo de la contracultura, un sujeto capaz de llevar la contraria a los estereotipos, si reglas y sin una ética definida. Algo así como esa persona que muchas veces queremos ser pero que el convencionalismo social y nuestras propias taras no deja emerger. Es tan buena la propuesta que hoy en día existe un sinnúmero de comunidades que tienen a este maravilloso ser como referente, lo que convierte a esta producción en una nueva película de culto. Tanto, que esperamos con ansias la aparición de la segunda entrega. Aseguro que será un éxito.

Y si, la disfruté, he copiado sus chistes y su sarcasmo, soy culpable de un disfrute pecaminoso del cine transgresor. Véala y disfrútela, préstele atención a los cameos y a las bromas que la película le hace a la franquicia y a sus propios realizadores; no deje de ver los créditos del inicio y quédese hasta el final, para ver lo que ocurre cuando termina de pasar lo del cierre de la proyección.  Deadpool es un bálsamo entre tanto superhéroe indestructible que no se mueve de sus principios de igualdad y de protección de un statu quo. Es más bien un ser de apariencia anodina que busca revancha y se aleja del ´Batman conflictivo o del Superman pétreo; ni siquiera se acerca a la lucha ética que subyace a the Punisher. Nada más y nada menos que la reivindicación del hombre convencional, del que es capaz de levantarse después de los golpes sufridos, limpiarse las heces del rostro, hacerle pistola a los contratiempos y caminar horondo por la vida cargando sus singularidades y pequeñas perversiones. Algo así como usted, o como yo…

p.d. Ver el comic en una experiencia extraña, pues se trata de una historia tan fuera de lo común que dan ganas de seguirle la pista a este singular y querido nuevo héroe.

 

Para saber más:

El comic: http://marvel.com/comics/characters/1009268/deadpool

La película: http://www.foxmovies.com/movies/deadpool

Tomado de: http://s3.foxmovies.com/foxmovies/production/films/103/images/gallery/deadpool1-gallery-image.jpg

http://s3.foxmovies.com/foxmovies/production/films/103/images/posters/464-film-page-large.jpg

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com