De cine y animación

LA FE COMO CONVICCIÓN ABSOLUTA.

AUTOR: Antonio Moreno Quiroga

FECHA DE PUBLICACIÓN: 08-05-2017

    

LA FE COMO CONVICCIÓN ABSOLUTA.

 

 “No se cómo podría vivir conmigo mismo, si no soy fiel a lo que creo”

 

El cine histórico tiene varias aristas, puede ser muy bueno cuando se ocupa en ofrecer una mirada crítica del fenómeno central o puede caer en una apología y sobredimensionamiento de algunos sujetos a partir de los hechos que protagonizaron. Por supuesto que la línea argumental depende de la intencionalidad de los realizadores, del sueño que tuvo el director y la magia de los guionistas. En este marco, los diversos acontecimientos que se presentaron a nivel global entre 1939 y 1945, brindan material de sobra para el desarrollo de la industria cinematográfica. Así, he tenido la posibilidad de disfrutar de piezas inolvidables como Casablanca, con un impecable Humphrey Bogart, La vida es bella de Roberto Benigni o El pianista, de Roman Polansky. Convengamos que se tratan de películas acerca de hechos relacionados con la segunda guerra mundial y no producciones de carácter netamente bélico.

En esta oportunidad y a partir de una promesa que hice en alguna crónica anterior, quiero contarle mi experiencia con otra de las cintas nominadas y premiadas en la pasada gala de los premios Oscar. Se trata de la más reciente producción de Mel Gibson, una mirada biográfica respecto de los hechos protagonizados por el soldado y paramédico Desmond Doss. Introduzcámanos pues, en el mundo de Hacksaw Ridge (2016)

[1] Titulada en español como Hasta el último hombre.

Proveniente de una tradicional familia de Virgina, Doss se caracterizó por ser un hombre de creencias sólidas y muy arraigadas, debido, entre otras cosas, a sus fuertes experiencias de niñez y juventud. Se enfrenta a la difícil decisión de defender los ideales de libertad del mundo occidental sin la necesidad de empuñar un arma o de atacar a sus enemigos; asunto por demás complejo, en tanto la guerra exige una mirada diferente frente al hecho de atentar contra la vida del otro cuando se buscan beneficios comunes. Y es este aspecto el que rescato de la película, un hombre cuyas creencias le ordenan “Thou shall not kill”, ni trabajar el sábado; pero que se mueve por el deseo de ser útil a su nación en el frente de combate.  La salida que le permite cumplir con su deber es enlistarse expresando su objeción de conciencia y luchar contra las burlas de sus compañeros de campaña y la evidente desconfianza de sus superiores. 

La película tiene momentos intensos que se logran gracias al juego del flashback y la narrativa en retrospectiva que permite al cinéfilo construir la historia y organizar las piezas de la personalidad de Desmond, quien cuestiona los fines que persigue Dios al ponerlo en el centro de una batalla encarnizada, lejos, muy lejos de su hogar. Entonces entramos en la segunda parte de la filmación, allí las acciones son tan rápidas y descarnadas que nos dejamos llevar por un torbellino de sensaciones que se entrecruzan y mezclan. Esos efectos que produce el realismo de las cintas de Gibson:

Okinawa, mayo de 1945. El aire enrarecido por el napalm se mezcla con el kerosene de los lanzallamas y el olor de los cuerpos en descomposición. Las balas zumban, las explosiones y gritos de rabia y desesperación complementan el pesado contexto en donde un hombre enfundado en uniforme de campaña se protege entre muertos y escombros. Su delgada figura hace esfuerzos arrastrando a un compañero mutilado e intenta darle unos segundos de paz y seguridad. Es el horror de la guerra, la lucha por la libertad, la lucha contra la muerte sin disparar una sola vez, las puertas del infierno…

Aquí la narración cobra una crudeza superlativa y empieza a llenarse de lugares comunes. Es como si estuviera viendo una secuencia de escenas de El puente sobre el rio Kwai, Rescatando al soldado Ryan o Pearl Harbor: el soldado que pierde el buen juicio, la cobardía del que aparentaba firmeza, la muerte del hombre del radio, la explosión del hombre del lanzallamas y el encuentro fraterno de los enemigos que se colaboran mutuamente. Si, la película ofrece estos eventos para justificar la entronización del héroe. Un paramédico salva la jornada al enfrentar los peligros y la muerte sin el apoyo de sus compañeros que se han refugiado. Este anónimo joven rescata a 75 de sus compañeros teniendo como única arma su fe. La película llega al colmo de mostrar a este superhéroe rechazando granadas con derechazos, al mejor estilo de Pete Sampras o pateándolas con una prodigiosa izquierda que supera incluso la magia del pelusa en el estadio Azteca por allá en 1986. Ahora bien, la actuación de Andrew Garfield como el paramédico Desmond Doss le valió una nominación al Oscar por su trabajo en la cinta. Eso sí, la producción es muy buena, el cuidado con el vestuario y el trabajo magnífico de sonido le da otro toque a la producción.

Con lo anterior no quiero decir sea mala, si bien me mantuvo atento y no debí tomar café para luchar contra Morfeo, hay momentos en que es inevitable compararla con otros filmes. Lo invito a que la vea y la disfrute, sobre todo si es curioso y le interesa buscar gazapos o inexactitudes, una licencia de cualquier producto estético. Por otro lado, al intercambiar apreciaciones acerca de la película me hicieron caer en cuenta que se trata de una reivindicación de la lucha interna del ser y la posibilidad de materializar un acto sublime de fe. Me dicen que no sea tan caustico, que no trate de ver la peli con ojo analítico o de crítico de medio pelo. Lo tendré en cuenta, gracias por eso…

 

 

¿Pete Sampras? ¡No, es Desmond Doss!

DEL AUTOR: Antonio Moreno Q. es Licenciado en Español – Inglés de la Universidad Pedagógica Nacional, Magister en Literatura Hispanoamericana del Instituto Caro y Cuervo, Maestro de literatura, investigador en pedagogía y didáctica;  curioso por el cine, el arte y el futbol en todas las categorías y formatos.

 

Contacto: amorenoquiroga@gmail.com

Twiter: Amoreno @amorenoquiroga

Para saber más:

Revisar la historia real vs la filmación:

http://www.historyvshollywood.com/reelfaces/hacksaw-ridge/

También puede encontrar la historia de Desmond Doss en comic:

http://www.mycomicshop.com/search?TID=140491

http://www.historyvshollywood.com/reelfaces/hacksawridge/crgnt.jpg

https://3.bp.blogspot.com/-liXu4oc0KgM/V6QuBrxaU5I/AAAAAAAAEE4/N-RLaoisu-IT7vT2ToCV5IlXsw7xEg8FgCLcB/s1600/hacksaw-ridge-poster-e1467579316353.jpg

 

¡Compartir Esta Página!

Contacte con Nosotros

Bogotá - Colombia

Contacto@diastematicos.com